Actualidad México

General 11-11-2016

¿Cambiará algo en México con la legalización en California?

Por Cáñamo

Redacción


La versión latina de The New York Times se pregunta si algo va cambiar en México después de la legalización en California. La pregunta es legítima: siempre se ha dicho que “la droga en México viaja al norte y el dinero va al sur desde EE.UU”. Sin embargo, la legalización del cannabis para uso recreacional puede cambiar este lema. Más cuando a México se le considera el mayor producto de la planta de la marihuana en del continente americano. 

Aunque mensurar el impacto en los narcos es bastante complicado, se prevé que el cambio será tan significativo en la economía como la llegada masiva de cocaína a EE.UU a finales de los 80. Pese a que los estados de la unión en el que la marihuana es legal daba a entender que podría producirse un viraje para el narcotráfico, la legalización en California sí que es un game changer. 

“Esto va a poner muchísima presión porque le va a hacer evidente al ciudadano común que en México estamos persiguiendo una sustancia a toda costa, incluso a costa de la vida humana, que una vez cruzando la frontera va a ser perfectamente legal. Nos pone en una contradicción evidente pero el gobierno mexicano vive en la contradicción de forma natural”, dice Lisa Sánchez, directora del programa de política de drogas de México Unido contra la Delincuencia. 

Aunque el actual presidente de México declaró que apoya la marihuana para uso medicinal, sus políticas antidroga siguen siendo continuistas, esto es, la “guerra contra las drogas”. Incluso se está debatiendo la prohibición que se importen productos derivados del cannabis. 

La situación en México es bastante diferente a la de EE.UU. no solo por lo evidente, sino por cómo se está abordando los temas sobre la legalización o despenalización. En México los avances se están consiguiendo a golpe de tribunal. El caso más sonado fue el de la familia de la pequeña Grace, que logró que se le concediese un tratamiento con marihuana después de haber probado todos los medicamentos y cirugías posibles. Gracias a la sentencia la familia pudo importar derivados de cannabis con CBD y paliar sus convulsiones epilépticas. También la ley amparó al colectivo SMART, que luchan por el autocultivo para uso lúdico. Algunas asociaciones, especula The New York Times, pueden aprovechar la legalización para tratar de salir de la ilegalidad. 

“Estados Unidos ha avanzado porque se ha hecho mucha presión desde abajo y aquí tenemos que hacer lo mismo”, dice Zara Snapp, consultora sobre política de drogas y autora del Diccionario de Drogas. El objetivo de la propuesta es reunir 120.000 firmas para llevarla al senado. “La idea es otorgar diferentes clases de permisos y privilegiar a los pequeños y medianos productores. Por otro lado, habrá inversores mexicanos interesados en un nuevo mercado. También habrá un fondo de reparación para pacientes, usuarios y las víctimas de la militarización”. 

Si otro de los dichos de la frontera es que EE.UU pone los consumidores y México los muertos parece que esto va seguir así, legal o no la marimba. 

“No podemos minimizar el impacto positivo ni tampoco exagerar los beneficios. La regulación de la marihuana no solucionaría el problema de la financiación del crimen, pero sí solucionaría las leyes de drogas”, dice Lisa Sánchez, de México Unido contra la Delincuencia. 

En México, explica, la leyes “se hicieron para ser duros con el crimen pero agarrando a esos eslabones más débiles que siempre se reponen. Se pensó que eso acabaría con la inseguridad y hoy la percepción de inseguridad es mayor que hace diez años. Le debemos justicia a mucha gente”. 

[Fuente: The New York Times]


Contenidos relacionados

Accede o regístrate para comentar.

0 comentarios