Actualidad Epilepsia

Medicina-Ciencia 04-12-2016

Dos nuevos informes sobre los beneficios del cannabis para la epilepsia

Por Cáñamo

Redacción


Dos nuevos informes médicos siguen avalando el tratamiento con CBD para la epilepsia.

En el primero 120 niños con síndrome de Ravet, una forma rara de la epilepsia que produce convulsiones severas al menos 4 veces al mes, fueron tratados con CBD y placebo dos veces al día. Después de 14 semanas los chicos que tomaron CBD vieron reducidas las convulsiones en un 39 por ciento. El grupo del placebo reportó un 13 por ciento. Son buenas noticias pero cabe advertir que un 39% sigue siendo un resultado pobre. Si los del placebo reportan una reducción de 13% este tipo de resultados se debe poner en cuestión y repetirse con otras condiciones. 

El otro informe reporta un experimento con 171 personas, niños y adultos, con un tipo de epilepsia llamada síndrome de Lennox-Gastaut. De nuevo el test se realizó durante 14 semanas con placebo y medicación de CDB. En el primer informe los que tomaron CBD reportaron una reducción en 2 las “caídas” que sufrían al mes. “Caída” significa, literalmente, caer al suelo como un saco y sufrir convulsiones involuntarias: la imagen que todos tenemos de una epilepsia severa. 

La buena noticia es que los investigadores encontraron una reducción del 44% en las convulsiones del grupo de CBD y un 22% en la de placebo. Un 44% es más fiable en tanto que la aleja del azar y el 22% se sitúa en una zona de confort para los médicos con lo que puede afirmarse que, en cierta medida, el CBD está funcionando. 

Los pacientes sometidos al experimento habían probado ya todas las medicinas del mercado contra la epilepsia. Los investigadores advierten que el CBD no es “la bala de plata” contra la epilepsia, sin embargo, “algunos niños se benefician de este tratamiento” más que con las medicinas que tomaban. 

El tratamiento experimental se realizó con Epidolex de GW Pharmaceuticals y aún no está aprobada por el departamento de salud de los EE.UU. 

Cabe destacar una importante contrapartida: 8 de cada 10 pacientes a los que se les suministró el CBD sufrieron efectos secundarios considerables: vómitos, diarrea, mareo, menos apetito y un incremento de las encimas en el hígado. 

Un último estudio del que se hace eco Livescience con 81 pacientes reportó una mejora en un 58% y un 50% redujo las convulsiones considerablemente. También se asegura que un 8% consiguió que desaparecieran completamente después de 6 meses con la medicina. 

Todos estos informes han sido presentados en la American Epilepsy Society Annual Meeting in Houston, sin embargo (y esto es muy muy relevante) aún no han sido publicados, lo que implica no haberse sometido a una revisión por pares. Esperemos que superen el corte de la comunidad científica, pues significará que se está por el buen camino.


Contenidos relacionados

Accede o regístrate para comentar.

0 comentarios