Actualidad Ciencia

Medicina-Ciencia 19-03-2017

Investigadores creen que la marihuana que les da el gobierno es “terrible”

Por Cáñamo

Redacción


Cuando pensamos que un investigador está utilizando marihuana para sus estudios uno visualiza a un científico con la mejor marihuana posible en el mejor de los casos o con una marihuana similar a las que se consume en las calles en el peor de los casos. Pero la realidad es mucho más oscura: en EE.UU la marihuana que se utiliza en los proyectos de investigación deben mandarla los federales ya que una ley de 1960 prohíbe explícitamente la investigación con drogas. 

Parece más que evidente que si alguien quiere investigar los efectos de algo sobre algo necesita que eso se parezca lo más posible a cómo sería en el mundo real. Pero lo que los gobiernos le dan a los investigadores es algo bien diferente. 

“Ni se parece al cannabis ni huele a cannabis”, dice Sue Sisley, investigadora en un proyecto para tratar el estrés post-trauma con cannabinoides. Mientras que la marimba real es gruesa y de color verde oscuro, la mandanga del gobierno es fibrosa y de color brillante. Además va cubierta de tallos, que por lo general no se suele fumar. 

Jake Browne se dedica al mundo del cultivo de la marihuana. Además organiza varias copas cannabicas en Denver. Ante la marihuana del gobierno nos deja esta perla: 

“En dos décadas fumando hierba, nunca he visto nada que se le parezca a esto… La gente se suele fumar la flor o la planta pero aquí puedes ver claramente los tallos y las hojas, partes que se deberían descartarse…Inhalar esto sería como comerse una piña con las semillas que lleva dentro y la rama en la que creció”. 

Marihuana de calité la que reparten los federales. Toda la maría que sacan para investigación se cultiva en la Universidad de Mississippi, supervisado por el Instituto Nacional para el abuso de drogas. El año pasado se permitió que otras instituciones privadas suplieran a los investigadores pero hasta el momento aún no se ha repartido ni una sola licencia. 

Otro de los problemas es la cantidad media de THC. Si habitualmente una cepa está sobre el 13% de THC la del gobierno ronda el 8%. Se sabe que las de las tiendas de Denver ronda el 19% y que hay muchas que superan el 30%. Así es imposible, es como darle una cerveza sin alcohol a alguien para probar los efectos del alcohol.


[Fuente: The Columbus Dispatch]


Contenidos relacionados

Accede o regístrate para comentar.

0 comentarios