Vaporizador

En la última feria del cannabis de Barcelona probé un vaporizador y me gustó mucho. Aunque me lo explicaron no me acabé de enterar bien de cómo funciona. ¿Es tan bueno como parece? ¿De verdad se usa tan poca hierba?Laura

Profesor Cañamo

Todos los vaporizadores funcionan básicamente del mismo modo. Calientan el producto que queremos fumar sin acercarle una llama para evitar que se queme y produzca humo. Cuando la resina del cannabis llega a los 150º C empiezan a vaporizarse (evaporarse) los distintos componentes de la resina. Los cannabinoides también se desprenden en forma de vapor. Este vapor no tiene humo porque la planta sólo ha sido calentada, no quemada. La principal ventaja del vaporizador reside precisamente en esta ausencia de humo. El vapor de cannabis se inhala casi sin notarlo y se siente como un ligero sabor en la boca. Con un vaporizador se puede consumir marihuana, hachís, aceite de cannabis o cualquier otra hierba medicinal. Este sistema de ingestión está especialmente recomendado para aquellas personas con problemas pulmonares, de garganta, asma, etc. o bien para quien no tiene costumbre o no quiere fumar. La calidad de un vaporizador viene dada por su capacidad de alcanzar una temperatura exacta y mantenerla estable. Los mejores vaporizadores suelen ser caros y no es raro que alcancen un precio de 300 euros o más. Por otra parte, los vaporizadores más económicos a veces tienen termostatos no muy exactos que tienden a quemar la hierba si te descuidas.

© La Cañameria Global S.L. · Milà i Fontanals, 35 · 08012 Barcelona · www.canamo.net · powered by Hathor