Pasar al contenido principal

Cálculo de multas

En la cuestión anterior se dice que en el delito de tráfico de drogas la multa se calcula en función del valor de la droga. ¿Cómo se calcula entonces en el resto de los delitos?

Anónimo

No todos los delitos prevén la pena de multa. Aquellos que sí la contemplan la establecen por días o por meses. Eso puede llamar la atención al principio, pues no tiene sentido que una pena que consiste en el pago de una cantidad de dinero se calcule por días o meses, cosa que sí tendría sentido si se tratara de penas de prisión. Pero el Código penal de 1995 aclara esta aparente incongruencia. Para calcular el importe de una pena de multa, en primer lugar se ha de fijar una cuota diaria en función de las posibilidades económicas que tenga el penado. La cuota puede ir de dos a cuatrocientos euros. Así, para una persona que cuente con muy pocos medios de vida y así lo acredite, se fijará una cuota diaria cercana al mínimo de dos euros que hemos indicado, pero para un condenado que cuente con importantes ingresos, la cuota será superior. Las que normalmente se fijan suelen rondar los diez euros. Veamos un ejemplo de ello. Si a una persona la han condenado a seis meses de multa con una cuota diaria de diez euros, es fácil calcular el importe de la multa a partir de varias operaciones muy sencillas. Primero hay que calcular cuántos días son seis meses teniendo en cuenta que, a efectos de aplicación de la ley penal, el mes es de treinta días. En este caso hablaríamos de ciento ochenta días. Pues bien, ciento ochenta días, con una cuota diaria de diez euros, darían como resultado una multa de mil ochocientos euros. A quien le parezca mucho, hemos de decir que el Código penal permite pagar la multa en plazos siempre que se abone su totalidad en los dos años siguientes al momento en que adquiera firmeza la sentencia que condenó al pago de la multa.

Contenido patrocinado

Nº 261 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo