Pasar al contenido principal

Dónde acaba la "tentativa"

Si la policía detiene a alguien justo cuando estaba intentado un pase de hachís o de cualquier otra sustancia prohibida, ¿por qué se les condena por la pena entera y no por tentativa de delito?

Tus dudas tienen toda la lógica del mundo. Efectivamente, cuando se condena a una persona por una venta o entrega de sustancia ilegal no se le aplica una pena inferior por tentativa de delito, sino que se la condena a toda la pena, aunque no haya logrado realizar la conducta que se proponía. En casi todos los demás delitos esto no ocurre así. Por ejemplo, en el caso de un robo en una casa habitada, dado que la pena va de 2 a 5 años, la tentativa del delito se castigaría con la pena inferior en grado, esto es, entre 1 y 2 años de prisión. Se entiende que el castigo debe ser menor porque no se ha llegado a producir el daño perseguido por la norma, por ejemplo, cuando se le descubre intentando entrar por la ventana del inmueble. Sin embargo, no ocurre esto mismo en el caso de los delitos contra la salud pública, salvo muy contadas excepciones. La razón es que son delitos llamados de “peligro abstracto” o de “consumación anticipada”. Esto supone que el delito se realiza (o consuma, en palabras técnicas) cuando se pone en peligro la salud pública. No cuando se lesiona o perjudica la salud, sino cuando se realizan conductas que podrían perjudicar la salud pública. Esto llevado al ejemplo del robo en una vivienda significa que si se castigara con la misma severidad que en el caso de tráfico de drogas, el hecho de estudiar el plano de la casa y reunir las herramientas necesarias para poder forzar la puerta de la vivienda ya suponga la condena entre 2 y 5 años de prisión. Sin embargo, no ocurre así. Estos serían tan solo actos preparatorios del delito, que no son ni siquiera castigados. En definitiva, la obsesión persecutoria contra las drogas es tan exagerada que la mera posesión de sustancia con la idea de venderla ya supone la comisión del delito, cuando en otros delitos, como el de nuestro ejemplo, para que te condenen por tentativa, tienes que al menos estar rompiendo la ventana de la vivienda para considerarlo ya como un intento de cometer el delito.

Nº 236 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo