Pasar al contenido principal

Ketamina, ¿droga dura?

Es la ketamina droga dura. ¿Cuál es la cantidad de consumo diario estimado en relación con esta sustancia?

Anónimo

La ketamina es una sustancia psicotrópica que se utiliza como anestésico general de acción rápida; se había utilizado en humanos en odontología, pero actualmente su uso ha quedado restringido al ámbito veterinario. Se caracteriza por producir experiencias disociativas de la propia imagen, sueños y estados ilusorios.

Produce también efectos importantes en el sistema cardiovascular. La Orden SAS/2712/2010, de 13 de octubre, incluyó la ketamina en el Anexo I del Real Decreto 2819/1977, de 6 de octubre, que regula la fabricación, distribución, prescripción y dispensación de sustancias y preparados psicotrópicos. A partir de esa fecha, la ketamina tuvo la consideración de sustancia psicotrópica. El Tribunal Supremo ya ha tenido ocasión de pronunciarse en unas cuantas ocasiones en relación con la ketamina; sobre todo en relación con la introducción en España de importantes cantidades procedentes de la India. Dicho Tribunal considera que la ketamina debe clasificarse entre las sustancias que causan grave daño a la salud, es decir, la considera droga dura. Por acuerdo del Pleno no Jurisdiccional de la Sala Segunda del Tribunal Supremo de 19 de octubre de 2001 se fijaron, para las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas que con más frecuencia se hallan en el mercado negro, las cantidades de consumo diario estimado. Pero como en ese tiempo, hablamos del año 2001, la ketamina no estaba ni siquiera clasificada como droga y no era, como no lo es hoy tampoco, una sustancia de uso frecuente, no se pronunció sobre las cantidades de ketamina que pudieran llegarse a consumir en un día. No obstante lo anterior, a raíz de los casos que se han ido conociendo en los juzgados y tribunales, el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses ha tenido ocasión de pronunciarse en relación con la dosis de abuso habitual referida a la ketamina y la ha fijado en 200 mg. Esta cantidad constituiría la dosis que suele consumir un adicto a esa sustancia cada vez que la consume, y no debe confundirse con la cantidad de consumo diario estimado, que constituye lo que podría llegar a consumir una persona en un día entero. 

Contenido patrocinado

Nº 266 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo