Pasar al contenido principal

Montando el ‘indoor’

Autocultivo fácil para mentes sencillas

Montando el ‘indoor’
Ilustración: Jorge Parras

El primer paso a la hora de cultivar cannabis en interior es montar el cuarto de cultivo. Debemos visitar un grow shop y conseguir todo el material: luces, extractores, macetas, tierra...

Montando el indoor
Montando el indoor

¿Quieres saber más?

Luces, armario, ventilación

Los armarios de cultivo no son estrictamente necesarios pero resultan muy prácticos y ayudan a mantener el cultivo aislado de bichos, evitan que la intensa luz se vea desde el exterior y llame la atención de vecinos o visitas. La mayoría cuenta con agujeros para pasar cables y tubos de ventilación y ventanas para poder observar las plantas sin abrirlo. El tejido suele estar plastificado por el interior, lo que permite fumigar las plantas sin miedo de mojar el armario y tienen una bandeja inferior donde se colocan las macetas y que es impermeable, para que el agua de riego que escurra no se filtre al piso de abajo. Los armarios se fabrican en muchos tamaños desde 60x60 cm hasta 4x3 m, o incluso mayores. Para iniciarse en el cultivo lo más recomendable es empezar con un armario entre 80x80 cm y 120x120 cm. Siempre que tengamos espacio disponible es mejor escoger uno tirando a grande, para que sea más fácil trabajar en su interior.

Las lámparas de alta presión de sodio (APS) son las más habituales en los cuartos de cultivo, ya que son potentes, eficientes y sirven para las fases de crecimiento y floración, pero tienen el inconveniente de que producen mucho calor. Los fluorescentes y las ledes también sirven, pero los primeros son menos potentes y las ledes bastante más caras, aunque tienen la gran ventaja de desprender menos calor. Cada cultivador, con su situación particular y su presupuesto, debe decidir qué lámpara usar, pero si no tiene experiencia hará bien en visitar un grow shop de confianza y dejarse aconsejar por el vendedor.

El reflector es un elemento indispensable, pues ayuda a redirigir la luz hacia las plantas. Los hay de muchos tipos, pero entre los más interesantes están los refrigerados por aire, que se conectan directamente al extractor para sacar el aire caliente que se genera alrededor de la bombilla antes de que se reparta por todo el espacio.

El elemento más importante para conseguir cosechar cogollos de calidad es el clima que haya en el interior del cuarto de cultivo

El control del encendido y apagado de las lámparas se lleva a cabo con un programador. Lo más tradicional en el cultivo de interior es usar durante la germinación y la fase de crecimiento un fotoperiodo 18/6 y en la floración 12/12. Aunque hay otros fotoperiodos que también sirven, mi recomendación es no empezar a usarlos hasta llevar unas cuantas cosechas con los fotoperiodos clásicos, ya que no todas las variedades responden igual frente a fotoperiodos alternativos, mientras que todas crecen y florecen con los tradicionales.

Dos extractores, uno sacando aire caliente y otro metiendo aire fresco, forman el sistema de ventilación estándar en un armario de cultivo de interior. Es recomendable escoger aparatos que sean capaces de cambiar el aire del indoor en dos o tres minutos como mucho. Los extractores con doble velocidad resultan muy útiles para cultivar todo el año: en invierno se usa la velocidad lenta y en verano la rápida.

Clima, clima y clima

El elemento más importante para conseguir cosechar cogollos de calidad no es ni la genética de las semillas ni los abonos utilizados, sino el clima que haya en el interior del cuarto de cultivo. Si la temperatura y la humedad se mantienen dentro de los rangos adecuados, la ventilación renueva frecuentemente el aire y las plantas disponen de luz abundante, más de la mitad del trabajo ya está hecho.

Del mismo modo que es realmente difícil cultivar buenas plantas en malas condiciones, es verdaderamente fácil cosechar magníficos cogollos en un buen clima. El cannabis es una especie muy fuerte y resistente que crece con enorme vigor cuando las condiciones son óptimas. En cambio, en condiciones adversas con poca luz, demasiado calor, humedad excesiva o escasa ventilación, las plantas realmente no pueden hacer mucho más que sobrevivir. Aunque es casi seguro que no morirán, hacen falta condiciones horribles para que las plantas se mueran, desde luego tampoco darán buenos cogollos.

El tamaño y número de plantas

Una importante decisión es cuántas plantas cultivar en el espacio disponible. En un metro cuadrado, que es la superficie estándar que se ilumina con una lámpara de 400 o 600 W, se pueden cultivar un número variable de plantas. Sin tener en cuenta las técnicas más extremas, que pueden llegar a meter cincuenta esquejes o cubrir el espacio con una sola planta, podríamos decir que la mayoría de los cultivadores pondrían entre cuatro y dieciséis, aunque para iniciarse en el cultivo yo optaría por un número algo menor, entre cuatro y nueve. Cuando se quieren grandes cosechas, las plantas tienen que vivir un poco apretadas para que el espacio se aproveche bien, pero esto convierte el cultivo en más difícil, porque la alta densidad de plantas dificulta la ventilación y favorece la aparición de hongos y otras plagas. Por eso, al principio es mejor no llenar mucho el armario, más vale una cosecha mediana de buena calidad, que intentar cosechar mucho y al final quedarse sin nada.

Para iniciarse en el cultivo lo más recomendable es empezar con un armario entre 80x80 cm y 120x120 cm

Las plantas pequeñas pueden llegar a ser más productivas porque necesitan menos tiempo de crecimiento, por lo que la cosecha es algo más rápida y se pueden hacer más en el año. Pero también requieren más trabajo porque hay que sacar más esquejes, enraizarlos y trasplantarlos, necesitan riegos más frecuentes y las plantas son más delicadas, pues tienen menos raíces. Las plantas grandes, por otra parte, son más fuertes y resistentes y perdonan mejor los errores de los cultivadores novatos, pero requieren algo más de tiempo para crecer y las cosechas se alargan al menos una o dos semanas más.

Por último, ten paciencia. Muchos cultivos de interior fracasan por exceso de cuidados, por cultivadores que riegan las plantas sin parar, abonan en exceso y, en general, no dejan a las plantas crecer tranquilas. Monta un buen armario que tenga un clima adecuado, siembra las plantas y limítate a regarlas cuando lo necesiten y abonar un par de veces por semana. Nada más. Tras una o dos cosechas exitosas puedes empezar a inventar cosas o añadir productos, pero no antes.

Cogollo
Cualquiera puede cultivar cogollos como este dentro de casa con un poco de dedicación.
Habitación de cultivo
No todo el mundo tiene una habitación libre, pero quien la tiene que la disfrute con un cultivo amplio.
Armario de cultivo
Este pequeño armario está dividido en dos zonas de cultivo.
Armarios de cultivo
La gama de armarios a la venta es muy amplia.
Reflector
Este reflector puede abrirse o cerrarse para adecuarse a distintos espacios de cultivo.
Armario con ventanas
Las ventanas de este armario permiten vigilar la evolución de las plantas sin abrir.
Filtro de carbón
El filtro de carbón, unido al extractor, permite eliminar el olor a cannabis del aire antes de expulsarlo al exterior.
Luz verde
Las plantas no ven la luz verde: una bombilla de este color permite trabajar por la noche sin que las plantas lo noten.
Cogollo
Habitación de cultivo
Armario de cultivo
Armarios de cultivo
Reflector
Armario con ventanas
Filtro de carbón
Luz verde

Texto y fotos: José T. Gállego | Cómic: Jorge Parras

Contenido relacionado

Alemania busca quien le cultive para la reserva del país

Alemania busca quien le cultive para la reserva del país

 Cultivadores que cambiaron la cultura cannábica

Cultivadores que cambiaron la cultura cannábica

Cultivo prohibido, excepto para algunos

Oregón cultivó más de 1 millón de libras de cannabis que nadie está consumiendo

Oregón cultivó más de 1 millón de libras de cannabis que nadie está consumiendo

¿Cómo plantar diferentes clases de autofloreciente en interior?

Quieres cultivar en Canadá? Esto es lo (mínimo) que necesitas saber

¿Quieres cultivar en Canadá? Esto es lo (mínimo) que necesitas saber

Autoflorecientes ¿Mejor exterior o interior?

Cómo aprovechar mejor las horas de luz para tu cultivo

Aprovecha mejor las horas de luz en tu cultivo

10 elementos imprescindibles para el cultivo interior

Nº 254 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo