Pasar al contenido principal

Acabar con los gusanos

Profesor Cáñamo, ¿me sabrías decir qué sistemas hay para prevenir los gusanos?, ¿cómo llegan a la planta?

Las orugas devoradoras de cogollos que más abundan en nuestro país pertenecen a la especie Spodoptera exigua, pero también atacan a las plantas Spodoptera littoralis, Autographa gamma, Chrysodeixis chalcites y Helicoverpa armigera. Spodoptera exigua se llama comúnmente rosquilla verde o gardama. Estas especies tienen cuatro estadios o formas diferentes, es decir, el mismo individuo comienza siendo un huevo, cuando eclosiona el huevo sale una larva (la oruga), que se alimenta y crece de las plantas que devora hasta que decide hacer un capullo (en la planta o en el suelo), donde se transforma en pupa y de la que emergerá finalmente la mariposa adulta, que es el cuarto estadio de la especie. Según la especie se dan entre una y seis generaciones de orugas en el año. Los meses de junio y julio suelen ser aquellos en los que más mariposas de estas especies hay.

Las orugas nacen directamente en la planta a partir de los huevos que ponen las mariposas. Un buen sistema para evitar las orugas es impedir que las mariposas lleguen a poner huevos en las plantas. Las mariposas hembra producen feromonas para atraer a los machos. Pues bien, existen trampas con feromonas para atrapar a los machos. Las trampas son una buen sistema preventivo contra las orugas, pero para que sean efectivas deben colocarse desde el inicio hasta el final de la floración. También se pueden cubrir las plantas con malla antiinsectos como se hace con algunos árboles frutales. Las orugas se combaten muy bien pulverizando las plantas con Bacillus thuringiensis (BT), una bacteria que las hace enfermar. El BT es muy efectivo contra las orugas pequeñas, a las que extermina fácilmente, pero no ataca igual a los individuos ya crecidos, mucho más fuertes y resistentes. El uso de BT es completamente ecológico e inofensivo para las personas. Por último, con las orugas más grandes que no mueran con el BT lo mejor es revisar las plantas a primera y última hora del día, que es cuando suelen salir del interior de los cogollos, y coger a mano todas las que veamos. Otra opción es fijarse en las hojas mordidas y los excrementos negros para hacerse una idea de dónde pueden estar escondidas, pero para encontrarlas habrá que observar bien el interior de los cogollos.

Nº 238 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo