Pasar al contenido principal

Altura de las plantas madre

Tengo dos madres en macetas de siete litros y se me están acercando mucho a la lámpara de mercurio. Me gustaría que me dijera técnicas de poda para reducir y controlar la altura. Muchas gracias.

Jorge
Altura de las plantas madre

Hay varios tipos de poda útiles con las plantas madre. La poda de puntas es el método más empleado para controlar la forma y la altura de las plantas. Consiste en cortar la punta del tallo principal de la planta, y tiene el efecto de potenciar la ramificación y generar una planta que en lugar de crecer en altura lo hace a lo ancho, a través de las ramas secundarias, lo que resulta muy adecuado para una planta madre de la que queremos que tenga muchas puntas que puedan convertirse en esquejes. La poda de formación de las madres comienza desde que son pequeñas; es importante eliminar la punta principal en cuanto las plantas tengan varios pares de hojas. De este modo, la planta desarrolla cuatro o seis ramas principales desde casi la base del tallo central. Una o dos semanas después, se despuntan de nuevo todas las ramas principales para que se vuelvan a dividir. Con estas dos podas ya se suele obtener una planta madre con al menos una docena de puntas aptas para ser cortadas como esquejes. Pero, si se está creando una planta madre grande, todavía se puede podar alguna vez más y aumentar el número de esquejes potenciales.

La segunda técnica de poda útil con las madres es la eliminación de las ramas más bajas y débiles de las plantas, aquellas que por su posición no reciben demasiada luz y no se desarrollan bien. Al cortar estas ramas se logran varias ventajas: la circulación del aire alrededor de las plantas aumenta, lo que impide la aparición de hongos y las plantas concentran su energía en las puntas principales, que son las que dan los esquejes más vigorosos y de mejor calidad.

Las plantas madre tienden a ir creciendo en altura conforme pasan los meses y se van cortando tandas de esquejes, ya que cada nuevo esqueje nace por encima del último que se cortó. La consecuencia de esto es que al cabo de los meses las madres tienen largos tallos vacíos de hojas y los esquejes útiles en las puntas. Al final las madres se acaban quedando sin espacio vertical y el cultivador se ve obligado a renovarlas por otras nuevas. Hay un tercer sistema de poda que sirve para corregir, en parte, este problema, pero requiere que no se emplee el segundo sistema de poda en las madres, es decir, que no se eliminen los tallos más bajos. La técnica consiste simplemente en realizar una poda estricta cada dos o tres meses, cortando todas las ramas tan abajo como sea posible. Para que vuelvan a brotar es necesario que en cada rama queden hojas por debajo del punto de corte, por eso es imprescindible no haber cortado antes las ramas más bajas de cada planta. Este sistema tiene el inconveniente de que, tras la poda, se tardan unas semanas hasta que se puede cortar una nueva tanda de esquejes.

Nº 258 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo