Pasar al contenido principal

Consumo durante el embarazo

¿Qué tan perjudicial es fumar durante el embarazo para el bebé? Fumo bastantes veces al día. Creo que los días que no fumo tengo muchas náuseas, en cambio, siento que cuando fumo se me paran las náuseas.

Cindy

Lo primero, consulta con tu médico. Sé sincera y explícale cuánto consumes y por qué lo haces. Escucha sus consejos. Yo no soy médico y solo puedo hablarte de los estudios que se han ido publicando, por lo que no debes tomar mis palabras como una indicación o consejo médico.

La comunidad científica todavía no tiene claros los efectos que el cannabis puede producir sobre el feto. Se han realizado diversos estudios, que han arrojado resultados contradictorios. Por ejemplo, se hizo uno en Jamaica en el que se llegó a la conclusión de que los niños de madres consumidoras no sufrían daño e incluso eran menos irritables y se relacionaban mejor que los de madres no consumidoras. Sin embargo, otro estudio realizado en Colorado (Estados Unidos) encontró que el THC se transmite a los niños a través de la placenta y la leche materna. El estudio relaciona el consumo de cannabis con menor peso al nacer y, posiblemente, problemas de atención, bajo coeficiente intelectual y deterioro cognitivo.

No se sabe con precisión a qué se debe la disparidad en los resultados. Puede que haya otros factores, como el método de consumo, la frecuencia y dosis empleadas o el estrato social, económico y cultural de las madres, que expliquen estas diferencias. En cualquier caso, lo que sí parece claro es que el consumo oral (en forma de infusión o comido) sería siempre menos perjudicial que fumar, especialmente si se mezcla el cannabis con tabaco. También parece razonable pensar que un consumo ocasional con dosis bajas debe tener un efecto menos perjudicial que un consumo diario y en dosis altas.

Es muy común que las personas hagamos más caso a los argumentos favorables a lo que creemos que a aquellos contrarios. El hecho de que cuentes que fumas bastantes veces al día me lleva a pensar que tu hábito viene desde antes del embarazo, por lo que, probablemente y como suele pasar, te resistas a dejarlo o cambiarlo, consciente o inconscientemente. El cannabis no es una droga que cause demasiada adicción física, pero sí puede crear una gran dependencia psicológica. En estos momentos, tu responsabilidad va más allá de ti misma y sería aconsejable que, en la medida de lo posible, intentes al menos reducir el consumo. No puedo decir que haya una dosis que se pueda considerar segura ni insegura, pero estoy bastante seguro de que una infusión en leche de una pequeña cantidad de cannabis con el fin de controlar las náuseas tendrá menos riesgos para la salud y el desarrollo del feto que una docena de porros al día.

Nº 251 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo