Pasar al contenido principal

Control de la EC

Primero, agradecer su labor en la revista Cáñamo, que llevo adquiriendo desde hace tiempo. Después, quería preguntarle sobre el tema de la EC: cultivo en exterior en macetas, y tengo tanto el medidor de pH como el de la EC, y quería saber en qué rangos de medidas me debo mover con la EC en riego y si debo controlar aparte de la EC del riego la que sale por el drenaje. También tengo la duda de en qué EC debo moverme porque planto en exterior y todas las tablas que he encontrado son para cultivos de interior. En exterior, la duración del cultivo es mayor y no sé si debo usar una EC mayor o menor que en interior. Un saludo y espero que pronto pueda solucionarme estas dudas. Un saludo desde Málaga.

Isabel

La electroconductividad, más conocida entre los cultivadores como EC, es un indicador de cuántas sales disueltas hay en el agua. El medidor de EC funciona enviando una corriente eléctrica entre sus dos polos y midiendo la conductividad eléctrica del agua, ya que el agua pura conduce mal la electricidad pero mejora cuantas más sales disueltas hay en el agua. Se mide en microsiemens por centímetro (mS/cm). La EC de la solución nutriente, es decir, de la mezcla de agua con abono con la que regamos las plantas, resulta de sumar las sales que tiene el agua del grifo más las sales que aporta el abono; por eso, si se emplea agua del grifo con muchas sales, esto nos limitará la cantidad de abono que se puede añadir sin sobrepasar el nivel máximo de sales que aguanta una planta.

En general, las plantas jóvenes prefieren una EC más baja y las plantas adultas soportan un nivel más alto, pero también depende mucho de cada planta y de cada variedad. Con plantas de pocas semanas suelo usar una EC de entre 0,5 y 0,8 mS/cm y puedo subir hasta 1-1,2 mS/cm durante el resto de la fase de crecimiento. En floración, personalmente, y con la mayoría de las variedades, prefiero niveles no muy altos y empiezo con 1,3 y llego hasta 1,6 mS/cm. Pero hay cultivadores que usan una EC más alta y florecen con 1,8-2,0 y llegan hasta 2,5 mS/cm. En mi opinión, no se logran mayores producciones con niveles tan altos de nutrientes y las plantas suelen vivir estresadas y, a menudo, sobrefertilizadas por las sales que se van acumulando en la tierra. No hay que olvidar que puede que la planta no se coma todos los nutrientes aportados por el abono, y cuando el agua del riego se haya evaporado o haya sido consumida por las raíces, las sales que queden se irán acumulando en la tierra y pueden llegar a salinizarla tanto que la planta sufra. En general, en exterior las plantas se suelen regar con una EC más baja que en interior, sobre todo si crecen en el suelo o en macetas muy grandes, ya que tienen acceso a mayor cantidad de sustrato.

Mi consejo es medir siempre la EC y el pH de la solución nutriente antes de regar las plantas. De ese modo nos aseguraremos de que no hayamos cometido un error al preparar el abono y estemos regando con un nivel excesivo de sales. La EC del agua de drenaje que escurre por los agujeros de la maceta no es necesario medirla todos los días, pero sí una vez cada dos semanas más o menos. Si el drenaje tiene una EC alta, de 3-4 mS/cm, conviene dar un lavado a la tierra por medio de un riego muy abundante con agua sola, a ser posible de lluvia, destilada o de ósmosis inversa para que no tenga sales, con el fin de que arrastre las sales. Debe salir en gran cantidad por los agujeros de drenaje. Mide de nuevo la EC al final del proceso y debería ser claramente más baja; si no es así, continúa añadiendo agua.

Medidor de electroconductividad

Contenido patrocinado

Nº 261 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo