Pasar al contenido principal

Cultivo en piso de estudiantes

Tengo una duda que seguro que tú puedes resolverme. Soy un chico de veinte años que quiere empezar a cultivar cannabis pero no sé cuál es la mejor opción para mí. Vivo en un piso de estudiantes que comparto con tres amigos. El piso es un sexto, el último del edificio, y tiene una terraza bastante grande, de 2 x 6 m. Mi duda es si será mejor plantar en la terraza o poner un armario de cultivo en mi habitación. Mis compañeros de piso fuman maría muy de vez en cuando; en realidad, el único que consume a diario soy yo. Me han dicho que no les importa que ponga una o dos plantas en la terraza, pero no más, y no sé si será suficiente para cubrir mi consumo. En mi habitación creo que cabría bien un armario de un metro cuadrado pero no sé si es muy recomendable compartir espacio día y noche con las plantas; mi madre siempre decía que no es bueno dormir con plantas porque “te quitan el oxígeno”, aunque me parece que no es un argumento muy científico. ¿Tú qué opinas?: ¿interior en mi habitación o exterior en la terraza?

Bruno

No es fácil opinar sin conocer a tus compañeros de piso. Como regla general, te diría que a los no consumidores les suele acabar molestando que tengas plantas: se empiezan a emparanoiar con la policía, los problemas legales, etc. Es cierto que no pasa siempre y hay mucha gente que no considera las plantas como un problema, sobre todo si son pocas y no se ven desde la calle. Pero, según mi experiencia, cuando la gente no se va a beneficiar de un cultivo tampoco suele querer correr ningún riesgo.

Desde este punto de vista veo más recomendable que pongas un cultivo de interior en tu habitación, pero si les convences de tener una o dos plantas en la terraza aprovecha la oportunidad. Es posible que lo acepten bien y aunque no cubran todo tu consumo anual, algo de producción siempre sacarás. Busca una variedad de maría que no se haga demasiado grande para que no resulte muy llamativa ni la vean los vecinos, por lo general, las variedades índicas suelen ser más pequeñas que las sativas. También puedes optar por sembrar variedades autoflorecientes que están listas en unos tres meses y no suelen pasar del metro de altura. Además, se pueden sembrar en cualquier época, por lo que puedes cultivar varias plantas durante el año, una detrás de otra. 

La producción de una planta de exterior depende de varios factores: tamaño de la maceta, variedad, forma de cultivo, horas de sol, etc. Una variedad de producción media en maceta de 5 o 10 l puede dar entre 30 y 60 g, mientras que en una maceta de 40 l podría llegar a 300 g. Esto si la cosecha va bien; obviamente, también puede producir mucho menos si hay una plaga, se abona mal o no se riega cuando toca. Dependiendo de cuánto consumas y de cómo cultives, podrás cubrir tus necesidades o no con una o dos plantas de exterior. 

Herramientas cultivo

Los modernos armarios de cultivo de interior son muy prácticos y discretos; están construidos de tal manera que no dejan salir nada de luz al exterior, por lo que puedes dormir en la misma habitación sin que la luz moleste, aunque siempre hacen algo de ruido a causa del extractor que saca el aire caliente del interior y que es esencial para mantener unas condiciones de cultivo óptimas para el desarrollo de las plantas. 

Las plantas respiran, igual que los animales, tomando oxígeno del aire y liberando dióxido de carbono, pero lo hacen a un ritmo que no te va a dejar a ti sin oxígeno, ni aunque duermas en mitad de la selva amazónica. Además, cuando las luces están encendidas, las plantas también realizan la fotosíntesis, un proceso que funciona de manera inversa, ya que consumen el dióxido de carbono del aire y liberan oxígeno como subproducto. No olvidemos que la gran mayoría del oxígeno de la atmósfera ha sido producido a través de la fotosíntesis de plantas, algas y cianobacterias. 

Idealmente, la extracción de aire caliente de un armario de cultivo debería expulsarse directamente al exterior, a la calle, pero eso no siempre es fácil, especialmente en un piso de alquiler donde seguramente no querrás hacer un agujero en la pared para sacar el tubo de extracción. Muchos cultivadores optan sencillamente por extraer el aire directamente a la habitación donde está el armario, pero como es aire muy húmedo puede ser desagradable para ti, aparte del ruido que hace el extractor, que podría impedirte dormir. Una buena solución es utilizar lámparas de led o, incluso, fluorescentes compactos para iluminar el armario, ya que producen mucho menos calor y, por tanto, no es necesario un extractor tan potente y ruidoso. He visto armarios iluminados con ledes que usaban para la extracción ventiladores de ordenador, mucho más silenciosos que los extractores normales. 

Cuando las plantas florecen huelen mucho, mucho, mucho. Es esencial conectar el extractor a un filtro de carbón activo que elimine el olor del aire antes de sacarlo fuera del armario; si no pones filtro antiolor, los compañeros de piso no tardarán en quejarse, y eso no es lo peor, probablemente los vecinos de todo el edificio lo huelan también y puede que alguno llame directamente a la policía. 

En resumen, planta algo en la terraza si te dejan pero asegúrate el suministro con un armario de interior. Eso sí, hazlo bien para que no huela ni moleste a nadie, y hazte cargo de la subida en la factura eléctrica, los demás no tienen por qué pagar tus vicios. La mejor forma de cultivar sin meterse en problemas es pasar desapercibido para la mayoría, no molestar a los que tienes cerca y no negarles nunca un cogollito cuando te lo pidan. 
 

Contenido patrocinado

Nº 267 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo