Pasar al contenido principal

¿Se pueden hacer esquejes cuando la planta está en prefloración?, ¿o ya es un poco tarde? Gracias.

Sandro

Las plantas son seres increíbles. Las células vegetales tienen la capacidad de mutar y convertirse en cualquier tipo de célula, y esa cualidad es la que usamos a la hora de enraizar esquejes, provocando que las células del tallo empiecen a brotar raíces. Normalmente se sacan esquejes de las plantas en crecimiento, pues se suele hacer para obtener nuevas plantas que se pondrán a crecer antes de florecer. Por tanto, siempre es mejor sacar esquejes cuando las plantas están en crecimiento, enraízan más fácilmente y con mayor rapidez y pueden seguir creciendo directamente. Sin embargo, las plantas conservan su capacidad de enraizar después de empezar a florecer, por lo que también es posible hacer esquejes de plantas en floración o en prefloración. Es cierto que, desde que empiezan a florecer y conforme se van adentrando en la floración, las plantas cada vez están más concentradas en brotar flores y resulta más complicado lograr que enraícen, pero se puede hacer. Hay varios consejos que ayudan a lograrlo. En primer lugar, hay que quitar las flores del esqueje para que deje de concentrarse en la floración. Además, es conveniente reducir el aporte de abonos ricos en nitrógeno al menos durante la última semana antes de cortar los esquejes. Con algo menos de nitrógeno, los tallos se endurecen y fortalecen, lo que facilita luego el enraizado. Las raíces tardarán más en brotar de lo que lo harían si el esqueje se hubiera sacado de una planta en crecimiento, por lo que hay que cuidar mucho el ambiente donde se mantendrán mientras enraízan. Mi consejo es usar un miniinvernadero para asegurarse de que permanecen en un ambiente con una alta humedad que impida la deshidratación de los esquejes. Cada día hay que abrir el miniinvernadero una o dos veces para que se ventile y para fumigar los esquejes con agua destilada. Si en los primeros días se mantiene el invernadero completamente cerrado, a partir del cuarto o quinto día hay que empezar a abrir alguna pequeña ranura de ventilación, que se irá agrandando día tras día. Las plantas en prefloración o en las dos o tres primeras semanas de la floración suelen enraizar sin demasiados problemas, aunque pueden necesitar dos o, incluso, tres semanas para hacerlo. Si las plantas están más avanzadas en la floración, la situación se complica y el índice de supervivencia de los esquejes baja. En esos casos conviene hacer varios esquejes de cada planta, con la esperanza de que, al menos, uno enraíce y sobreviva. Otra opción para esquejar una planta en plena floración es esperar a la cosecha y, tras cortarle los cogollos, intentar revegetarla. La técnica de la revegetación se basa en cambiar el fotoperiodo de la planta tras la floración y ponerla de nuevo bajo un fotoperiodo de crecimiento con muchas horas de luz, incluso bajo luz continua. Al percibir días tan largos, la planta interpreta que vuelve a ser tiempo de crecer y, en lugar de morir, vuelve a brotar nuevos tallos y entra de nuevo en fase de crecimiento. Estos nuevos brotes ya nacen de una planta en crecimiento y resultan mucho más fáciles de enraizar.

Nº 250 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo