Pasar al contenido principal

Hachís en casa

Querido Profesor Cáñamo, guardo todas las hojas que recorté de las plantas durante la cosecha y me gustaría hacer hachís con ellas, pero no tengo dinero para comprar una máquina especial. ¿Hay alguna forma de hacer hachís sin aparatos especiales, solo con cosas que hay por casa? Espero que puedas ayudarme. Un saludo.

Migue

Los tamices motorizados, las bolsas de extracción al agua y demás tecnologías para hacer hachís están muy bien porque reducen el trabajo, mejoran el rendimiento y producen resinas de una gran calidad, pero no son esenciales, ni mucho menos. Las glándulas de resina del cannabis se encuentran en su superficie y se rompen y desprenden con una gran facilidad en cuanto se golpean ligeramente los cogollos o las hojas, sobre todo si están bien secos.

Uno de los sistemas más fáciles de extraer la resina se basa en golpear suavemente el material cannábico (hojas o cogollos) sobre una mesa u otra superficie plana y lisa. Las glándulas de resina que se rompen caen en la superficie de la mesa y van formando una capa de polvo amarillento. Cuanto más tiempo se golpeen las hojas, mayor cantidad de resina caerá pero también más trozos pequeños de hojas que se mezclarán con la resina. Cuando haya una capa suficiente de resina sobre la mesa se usa una tarjeta de crédito para juntarla en un montón y transferirla al recipiente donde se quiera almacenar. 

Ilustración hachis

Otro sistema fácil es utilizar dos bandejas de aluminio y unas gomas elásticas. Se colocan las hojas sobre una bandeja, se tapa con la otra bandeja colocada boca abajo y se aseguran con las gomas elásticas para que no se salgan las hojas. Luego hay que agitar con fuerza las bandejas para que las glándulas de resina se desprendan de las hojas. Se debe esperar unos segundos antes de destapar la bandeja para que la resina se asiente. En la superficie interior de la bandeja que hace de tapa encontraremos una fina capa de resina. Al abrir, se da la vuelta a la tapa y en su interior veremos esa fina capa de glándulas de resina casi puras. Hay que recoger la resina con una tarjeta y repetir el proceso una y otra vez hasta que toda la resina haya sido extraída. Lógicamente, las primeras glándulas que se obtienen son las más puras, mientras que las últimas están más contaminadas con materia vegetal pulverizada. Este sistema tiene la ventaja de que las glándulas se adhieren mucho mejor a la tapa que la materia vegetal, que suele acabar en el fondo de la bandeja. La resina extraída con el sistema de bandejas suele ser muy pura, aunque el proceso es extremadamente lento y laborioso. 

La resina se debe prensar para convertirla en hachís. Se puede hacer directamente con los dedos tomando una pequeña cantidad de resina y aplastándola y amasándola hasta que se forme una masa pegajosa y oscura. 

Contenido patrocinado

Nº 264 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo