Pasar al contenido principal

¿Hidroponía o tierra?

Quiero montarme un armario de cultivo y no sé si me conviene poner macetas y tierra o comprar un sistema hidropónico como AeroFlo, Dutch Pot o alguno similar. ¿Qué ventajas tienen los cultivos hidropónicos sobre los cultivos en tierra?, ¿los cogollos son más potentes?, ¿qué diferencias hay entre los aeropónicos y los hidropónicos?

Alex

La hidroponía es el cultivo sin tierra, usando un sustrato como la lana de roca o la arlita, que no tienen nutrientes y cuya única función es sostener la planta. Los sistemas hidropónicos deben fertilizarse con abonos especiales que contengan todos los nutrientes necesarios para las plantas y en las proporciones adecuadas, ya que las raíces no pueden obtener nada del sustrato. El cultivo hidropónico de cannabis es más complejo que el cultivo en tierra, pero tiene varias ventajas. En primer lugar, es seguramente el sistema con el que se llega a obtener la producción más alta, ya que las raíces reciben mayores cantidades de oxígeno y nutrientes que con ningún otro sistema, a excepción de la aeroponía. Es posible controlar exactamente las condiciones de cultivo y ajustar con precisión las dosis de fertilizante para lograr el máximo crecimiento. Una ventaja añadida es que no hay que acarrear sacos de tierra para cada cosecha, basta con renovar los cubos de lana de roca y lavar las bolitas de arcilla, que se pueden reutilizar indefinidamente. Como no se introduce tierra en el cultivo, resulta más fácil mantener las plantas libres de plagas. Si las madres están sanas y sin plagas y se filtran todas las entradas de aire, los bichos no pueden entrar.

No todo son ventajas, claro. Los sistemas hidropónicos requieren un control constante del pH y la EC de la solución nutriente. Las raíces están mucho más desprotegidas que si crecen en tierra, por lo que cualquier error se paga más caro. Suelen requerir varios riegos diarios, así que es necesario instalar un programador, un sistema de riego automático y un depósito donde almacenar el agua fertilizada. El agua en movimiento siempre supone un riesgo, pues cualquier fuga puede causar un desastre. Si la bomba de agua se estropea o el programador se desajusta y las plantas se quedan sin riego, pueden sufrir graves daños en muy poco tiempo. Aunque algunos cultivadores han aprendido a cultivar directamente con sistemas hidropónicos, la verdad es que resulta más complicado que hacerlo en tierra. En mi opinión, la mejor idea es hacer unas pocas cosechas con tierra antes de pasar a la hidroponía, pero también depende de la habilidad de cada cultivador y del tiempo que esté dispuesto a dedicar a las plantas.

La aeroponía es similar a la hidroponía, pero las raíces de las plantas, en lugar de crecer en un sustrato inerte como las bolitas de arcilla, crecen sin sustrato, simplemente colgadas en un entorno cerrado, oscuro, y con unos pequeños aspersores que van pulverizando continuamente solución nutritiva sobre ellas. Cuando todo está bien ajustado, la aeroponía logra la máxima rapidez de crecimiento y la mayor producción, pero son sistemas muy delicados. Si algo falla y las raíces dejan de recibir su ducha continua de nutrientes, pueden morir en pocas horas.

Los cogollos cultivados en hidroponía no son más potentes, tampoco menos, que los cultivados en tierra. El límite máximo de potencia lo marca la genética de la planta y se puede alcanzar con cualquier sistema de cultivo bien llevado, con tierra o sin ella.

Nº 238 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo