Pasar al contenido principal

Iluminación continua

Me gustaría saber qué ventajas e inconvenientes tiene usar un fotoperiodo de 24 horas de luz y ninguna de oscuridad con las plantas en crecimiento. Sé que se puede usar pero no sé si es mejor o peor que el fotoperiodo 18/6. Muchas gracias.

Miguel

La gran mayoría de los cultivadores de interior que conozco crecen sus plantas bajo un fotoperiodo 18/6. Casi ninguno usa el 24/0, pero no porque las plantas no crezcan, sí lo hacen, incluso un poco más rápido que con 18 horas de luz. El problema es que supone un 33% más de gasto en electricidad para ganar bastante poco crecimiento. Además, hay quien dice que las noches son necesarias para la buena salud del cannabis y que, sin ellas, las plantas no están tan fuertes y sanas como cuando tienen una cuantas horas de descanso. También hay que dice que la iluminación continua no es natural; como si algo lo fuese en el cultivo de interior...

Las plantas no viven bajo un fotoperiodo estable nunca, ni en crecimiento ni en floración. En cambio, los cultivadores de interior aplican fotoperiodos estables a sus plantas, 12/12 en floración y 18/6 en crecimiento. El fotoperiodo 12/12 solo se da dos días al año, en los equinoccios de primavera y otoño (20-21 de marzo y 22-23 de septiembre), y el fotoperiodo 18/6 no existe en la naturaleza, salvo en latitudes muy elevadas, como los países nórdicos, el norte de Rusia o de Canadá. En cambio, en la amplia zona en la que se ha desarrollado el cannabis psicoactivo, los días no suelen superar nunca las 15 horas de luz.

La verdad es que la planta de cannabis se distingue por una gran adaptabilidad y capacidad de desarrollarse en condiciones muy diversas. En estado silvestre suele nacer en primavera y se desarrolla a la par que la duración de los días va aumentando. A partir del solsticio de verano, el fotoperiodo se va reduciendo y, en un momento determinado que depende de cada variedad, la planta empieza a florecer. La floración dura hasta el otoño, por lo que a lo largo de su vida la planta vive una oscilación completa desde 12/12 en marzo hasta 15/9 en junio y vuelta a 12/12 en septiembre, siguiendo algunas variedades hasta 10/14 en noviembre. Como vemos, crece y florece en una amplia gama de fotoperiodos.

El fotoperiodo 24/0 puede ser útil en algunas circunstancias, por ejemplo, cuando el tiempo para que las plantas crezcan antes de la floración es muy limitado y se busca conseguir el máximo crecimiento en el menor tiempo posible. Otra ventaja de este fotoperiodo es que la humedad y los hongos se mantienen fácilmente bajo control, ya que, como las lámparas no se apagan en todo el día, el clima permanece estable, la temperatura no baja nunca y la condensación no aparece.

El fotoperiodo 24/0 es el más útil en una circunstancia concreta, la revegetación de plantas. Si queremos que una planta que acaba de florecer vuelva a echar nuevos brotes y comience a crecer de nuevo, deberemos situarla bajo un fotoperiodo de luz continua. De este modo, la planta siente que vuelve el buen tiempo y reemprende el crecimiento. En ocasiones, este fotoperiodo también se utiliza para enraizar esquejes, ya que mantiene los esquejes calientes y acelera el proceso.

Los fotoperiodos de más de 18 horas tienen la ventaja de aportar más luz pero hay que tener en cuenta que estos fotoperiodos alargados solo supondrían una mejora si las plantas ya estuvieran utilizando toda la luz del fotoperiodo 18/6 y les sobrara capacidad de crecer más. El problema es que en la mayoría de los cultivos de interior la luz no es el principal factor que limita el crecimiento. En general, las plantas no crecen más porque les faltan nutrientes (o no pueden absorberlos por un pH o una EC incorrectos) y aire fresco (debido a la mala ventilación y extracción) o el cultivo no tiene la temperatura correcta. Cuando hace mucho calor, las plantas gastan una gran cantidad de energía en mantenerse a la temperatura correcta y cuando hace frío todos los procesos vitales que producen el crecimiento se vuelven más lentos.

En muchos cultivos de interior, las marías no están plenamente sanas, les faltan nutrientes o les sobra calor. En estos casos resultará más efectivo mejorar las condiciones que cambiar el fotoperiodo a uno con más horas de luz, lo cual podría estresar aún más a las plantas. Un inconveniente añadido de la iluminación continua aparece cuando se cultivan semillas regulares no feminizadas, ya que la mayoría de las variedades de marihuana no mostrarán preflores en crecimiento si están bajo luz continua. No será fácil sexar las plantas hasta que lleven alrededor de una semana con el fotoperiodo 12/12. En cambio, con el fotoperiodo 18/6 una gran cantidad de variedades sacan preflores (y por tanto pueden ser sexadas) en cuanto tienen de cuatro a seis semanas de vida, aunque todavía estén en crecimiento.

Nº 235 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo