Pasar al contenido principal

Iniciación en exterior

Esta primavera quiero empezar a plantar y tengo algunas consultas que hacerte: ¿pongo semillas autoflorecientes o regulares?, ¿qué tamaño de macetas me aconsejas para sembrar en una terraza?, ¿y qué marca de abono es la mejor?

Iñaki

La elección entre autoflorecientes y regulares es sencilla: siembra las dos. No empieces muy pronto a germinar. En marzo todavía hace frío por las noches y las plantas pueden sufrir. En la mayoría de las situaciones es mejor esperar a que el tiempo sea más cálido, en abril o mayo, para germinar las semillas. Aunque se siembren a la vez las autoflorecientes y las regulares, la fecha de cosecha será muy distinta. Si germinas el 15 de abril puedes cosechar las primeras autoflorecientes entre mediados y finales de junio, mientras que las regulares no estarán hasta finales de septiembre como pronto. Una cosecha mixta de variedades normales y automáticas permite realizar una cosecha temprana de autoflorecientes de las que ir fumando hasta la cosecha de variedades regulares. Además, se puede plantar una segunda tanda de autos, sembrando de nuevo a mediados de junio después de cosechar las primeras. En general, cuantas más cosechas y mayor número de variedades, más divertido resulta el cultivo y más surtida y variada la despensa cannábica. Las variedades regulares requieren bastante tierra, por lo que es recomendable usar macetas de, al menos, veinte litros de capacidad, aunque si son más grandes, mejor. Las variedades autoflorecientes suelen ser bastante más pequeñas, al fin y al cabo su ciclo de vida es muy corto, dos o tres meses, mientras que las variedades regulares suelen vivir, como poco, cinco o seis meses. Las automáticas de tamaño pequeño o mediano tienen suficiente con macetas de diez litros. Las más grandes pueden llegar a aprovechar quince o veinte litros de tierra.

La mayoría de los fabricantes de abonos para cannabis saben hacer su trabajo y se pueden lograr buenos resultados con todos ellos. Mi consejo es que no te compliques demasiado. Busca un abono de crecimiento y otro de floración, a ser posible de la misma marca y línea de abonos, aplícalos con frecuencia, al menos dos o tres veces por semana, pero a dosis bajas. Nunca superes la dosis de la etiqueta, y normalmente obtendrás buenos resultados con la mitad de dosis.

Nº 254 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo