Pasar al contenido principal

La luna en el cultivo

Mi pregunta se refiere a la luna. He oído que los agricultores tienen en cuenta las fases de la luna a la hora de cultivar sus campos y me pregunto qué utilidad podemos sacar los cultivadores de cannabis de ese conocimiento. ¿Qué se hace en cada fase?, ¿funciona?

Nico

Según la tradición, los días exactos de luna nueva, cuarto creciente, luna llena y cuarto menguante no se debe hacer nada porque son días de transición de una fase a otra. La vitalidad de las plantas crece conforme aumenta la luz de la luna. Cerca de la luna llena las plantas tienen más jugos, mayor capacidad de lucha contra las plagas y se conservan frescas durante más tiempo una vez cosechadas. En cambio, cerca de la luna nueva esta vitalidad disminuye, aunque aumentan los principios medicinales y aromáticos. Durante la luna ascendente, la energía de la planta se concentra en sus partes aéreas, mientras que durante la luna descendente la energía baja a la parte subterránea. En ascendente, es el momento de sembrar y cosechar las plantas. En luna descendente, es momento de podar, plantar, trasplantar, abonar y preparar la tierra.

Algo similar sucede durante la luna creciente y menguante. La actividad de la planta durante la luna creciente se sitúa principalmente en su parte superior, mientras que durante la fase de luna menguante la actividad mayor sucede en la parte inferior. Por eso desde la luna nueva hasta la luna llena se cosecha y se realizan las tareas que afectan a la parte aérea, mientras que desde la luna llena hasta la luna nueva se poda, se enraíza o se prepara tierra.

Dividiendo el ciclo lunar en cuatro cuartos, desde la luna nueva hasta el cuarto creciente, la influencia lunar se centra en las hojas; desde el cuarto creciente hasta la luna llena, en el crecimiento vertical de la planta. La luna favorece la maduración de los frutos y las semillas, especialmente en el periodo entre luna llena y cuarto menguante. Y por último, entre el cuarto menguante y la luna nueva, son las raíces las más estimuladas, junto con los microorganismos del suelo.

Nº 238 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo