Pasar al contenido principal

Lavado de raíces

¿Cuál es la técnica adecuada para la lavar la tierra cuando se acumulan sales? ¿Cómo sé si mis macetas lo necesitan? ¿Qué consejos me das?

Fede

El mejor sistema para evaluar las sales que contiene la tierra es regar con agua destilada y medir la EC del líquido que drena de la maceta. Comparando la EC del agua antes y después de atravesar el sustrato, podemos hacernos una idea de cuántas sales hay en la tierra. 

Por ejemplo, si regamos con agua destilada, que no tiene sales y tiene una EC de 0 s/m2, toda la salinidad del agua de drenaje proviene de la tierra. Si el agua de drenaje tiene una EC superior a 3 s/m2, la tierra está bastante salinizada y le vendría muy bien un lavado. 

Siempre es recomendable lavar la tierra o lixiviar (que es otra forma de llamarlo) con agua de ósmosis o destilada, pues su baja concentración de sales favorece la disolución de las sales que hay en el sustrato. Es especialmente recomendable ajustar el pH del agua que vamos a usar para lavar entre 5,5 y 6, pues esto también favorece que los minerales se disuelvan más fácilmente. El agua no debe estar muy fría, no solo para no estresar las raíces, también porque el agua un poco templada (18-25 ºC) disuelve mejor las sales. 

La regla general es regar una maceta con tres litros de agua por cada litro de tierra. Esto es mucha agua y requiere cierto tiempo, pues si se añade toda de golpe rebosará y se saldrá por el borde sin atravesar y limpiar la tierra. Tras lixiviar, el agua de drenaje debería salir con un nivel de EC mucho más bajo. De hecho, hay cultivadores que realizan lavados sucesivos hasta que la EC del sustrato alcanza el nivel deseado, normalmente menos de 1 mS. 
 

Contenido patrocinado

Nº 266 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo