Pasar al contenido principal

Limpieza de pipas

Te escribo a ver si me ayudas con una duda que tengo. Ya hace tiempo que empecé a aficionarme a fumar en bong y pipa de agua, tengo varios modelos, desde una pequeña pipa de vidrio para fumar maría, que es la que llevo a todas partes, hasta varios bongs con clavo de titanio, que utilizo para los extractos. Mi problema es que no me gusta nada el sabor cuando la pipa está sucia, pero me resulta muy pesado limpiarlas frecuentemente. Suelo utilizar alcohol de farmacia y palitos de algodón para los oídos, pero cuesta mucho llegar a algunos rincones. Me han dicho que pruebe con una especie de varillas de algodón que se vende para limpiar las pipas de tabaco, pero no sé si habrá mucha diferencia con los palitos para los oídos. ¿Tú que me aconsejas? ¿Hay algún truco especial?, ¿alguna forma de evitar que se ensucien tan fácilmente? Un saludo.

Miguel

El consumo de cannabis en pipa tiene la gran ventaja de que no se necesita papel, lo que evita que se inhale el humo y el alquitrán que genera su combustión. Por otro lado, las superficies interiores de la pipa suelen ensuciarse con rapidez cuando los componentes del humo se van depositando hasta formar una capa pegajosa, compuesta fundamentalmente por resina, de color oscuro, mal olor y muy difícil de desprender. La resina no es hidrosoluble, esto quiere decir que no se puede limpiar con agua, hay que hacerlo con un disolvente. El más habitual es el alcohol, y, si la pipa es metálica y desmontable, no resulta tan complicada su limpieza con la ayuda de un trapo o de los palitos de algodón de los que hablas. El problema es mucho mayor cuando se trata de conseguir dejar completamente limpia una pipa de vidrio. Algunas de las piezas más interesantes de vidrio alcanzan precios muy altos, pues están fabricadas a mano, soplando el vidrio, y son auténticas obras de arte. Su fragilidad las hace muy delicadas y requieren una limpieza cuidadosa para que no se rompan. Muchos modelos tienen una gran cantidad de recovecos, donde no es fácil llegar.

El mejor material para las pipas es el vidrio de borosilicato o pírex, un material que dilata poco cuando se calienta, lo que hace que sea mucho más resistente a los cambios de temperatura que el vidrio común y no se raja con facilidad. Su principal ventaja es que es un material completamente inerte que no libera ningún tipo de compuesto cuando se somete a altas temperaturas, por lo que el consumidor puede estar tranquilo de que solo inhalará cannabis, algo que no sucede con otros materiales más baratos.

En mi opinión, el mejor sistema para limpiar una pipa de vidrio consiste en introducir la pipa dentro de una bolsa de plástico con cierre (tipo Ziploc) y añadir alcohol etílico de 96º (el de farmacia) y una o dos cucharadas soperas de sal fina. A continuación, se cierra la bolsa y se deja reposar unos minutos para que el alcohol vaya disolviendo la resina y ablandándola. Pasados diez minutos se agita la bolsa fuertemente, sujetando la pieza de cristal a través del plástico para que no golpee con nada. La sal no es soluble en el alcohol, de manera que los granitos de sal actúan como unas pequeñas lijas que se meterán por todos los rincones e irán arrancando la resina de las paredes. Si no tuviéramos sal también se pueden usar granos de arroz, pero el resultado no es tan bueno, porque son de mayor tamaño que la sal y no llegan a todos los rincones.

Pipa

Como es lógico, si la pipa es muy grande hará falta una bolsa de mayor tamaño, así como más sal y alcohol, que si es de pequeño tamaño. Si está formada por varias piezas, lo más recomendable es limpiarlas una a una para evitar que puedan chocar entre sí dentro de la bolsa y romperse. El alcohol cogerá un color marrón oscuro conforme los residuos se vayan disolviendo. Una vez se vea limpia, la pipa se saca del alcohol, con cuidado de no derramarlo, pues con la porquería disuelta huele mal y mancha todo lo que toca, y se enjuaga con cuidado bajo el chorro de agua o en alcohol limpio. Luego solo queda dejar que se seque bien, y estará lista para volver a ser utilizada.

El alcohol y la sal son un método casero, pero muchos fabricantes comercializan productos especializados para limpiar pipas y bongs. Suelen funcionar muy bien y solo requieren dejar las piezas en remojo durante unas horas para eliminar toda la porquería sin necesidad de agitar. Con piezas grandes, muy delicadas o de alto precio, siempre es mejor evitar el riesgo de darles un golpe al agitarlas.

Un producto muy interesante es RezBlock; sirve para mantener la pipa de agua limpia durante más tiempo. Simplemente se disuelven unas gotas del producto en el agua que introducimos dentro de la pipa, lo que evita que la resina se vaya pegando. Solo hay que agitar la pipa ligeramente de vez en cuando para que se mojen las paredes interiores. No evita completamente que se ensucie, pero lo hace mucho más lentamente.

Nº 255 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo