Pasar al contenido principal

Malla o tutor

En mi cultivo de interior me encuentro con el problema de que las ramas se doblan por el peso de los cogollos en el último mes de floración. ¿Hay alguna técnica para lograr que sean más fuertes y resistentes? ¿Me recomiendas que les ponga tutores o es mejor usar una malla que cubra todo el espacio?

Kike
Ilustración Tutor

El problema que explicas es mucho más frecuente en los cultivos de interior que en los de exterior, fundamentalmente porque en exterior las plantas deben aguantar el empuje del viento desde que son pequeñas, lo que obliga a fortalecer los tallos. Cada vez que la brisa agita una rama se producen pequeñas heridas en el tallo, que la planta cura y cicatriza, engrosándolo y fortaleciéndolo en el proceso. Es cierto que a veces también es necesario colocar tutores en exterior, sobre todo con las variedades más productivas y de cogollos más gruesos y pesados o en zonas o climas muy ventosos, pero en interior es casi obligado en cualquier situación.

La mejor técnica para lograr el fortalecimiento de los tallos en interior es mantener siempre encendido un ventilador oscilante que produzca una ligera brisa que mueva las plantas constantemente. No es necesario que sople muy fuerte, pero sí que lo haga desde el principio, cuando las plantas son pequeñas y débiles. Es muy difícil fortalecer a las plantas cuando ya son adultas y están formando los cogollos, porque entonces casi toda la energía la dedican a la floración; es mejor hacerlo antes, en la fase de crecimiento. Otro elemento esencial para obtener tallos gruesos y resistentes es iluminar las plantas con bastante intensidad. Si hay poca luz, las plantas se alargan y se estiran intentando acercarse a la bombilla, por lo que desarrollan tallos más delgados y, por tanto, más débiles. En cambio, con una iluminación intensa y colocando la lámpara lo más cerca posible, se logra un crecimiento más compacto, plantas con mayor ramificación y tallos gruesos que darán lugar a grandes cogollos. Las plantas no son tontas, y si los tallos son débiles no hacen cogollos tan grandes como cuando los tallos son fuertes. 

Independientemente de las medidas que tomemos para fortalecer las plantas, casi siempre es necesario brindar un soporte extra a los cogollos durante la floración. La decisión entre usar tutores individuales para cada rama o colocar una red paralela al suelo que sirva para sostener a todas las plantas debe tomarse en función de las características de cada cuarto de cultivo y de las necesidades del cultivador. Ambos sistemas tienen ventajas e inconvenientes. Los tutores aguantan mucho peso y como van clavados en cada maceta permiten mover las plantas individualmente si es necesario pero da más trabajo colocarlos, puesto que hay que poner uno para cada rama, algo lento y laborioso si hay muchas plantas. Además, es necesario fijar la rama al tutor con un alambre pero teniendo cuidado de no apretarlo demasiado para que no apriete el tallo cuando vaya creciendo y engordando. Además, si se colocan cuando las plantas son muy pequeñas, a veces chocan contra las lámparas si estas están demasiado bajas. Conforme las plantas crecen, puede ser necesario atar de nuevo cada rama en un punto más alto del tutor. 

Las redes o mallas son mucho más fáciles y rápidas de colocar, sobre todo si las plantas aún son pequeñas, basta con fijarlas en el perímetro del cultivo y cubren todo el espacio. No es necesario atarlas a cada planta, pues las ramas al crecer atraviesan la malla por los agujeros y se fijan solas. El problema viene si el cultivador necesita acceder a alguna de las plantas por algún motivo, ya que resulta imposible sacarlas de la malla sin cortar las ramas o la red. El sistema es cómodo siempre que se asuma que las plantas no se pueden sacar ni mover hasta la cosecha. Otra ventaja de las mallas es que permiten doblar las ramas y enredarlas en la malla para controlar su altura y evitar que se quemen con la bombilla. Mantener todos los cogollos a la misma altura es una de las mejores técnicas para aprovechar al máximo la luz, pues permite mantener todos los cogollos principales a la distancia idónea de la lámpara. 

Contenido patrocinado

Nº 267 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo