Pasar al contenido principal

Poda de plantas

Me gustaría saber de qué manera debo podar las marías para que no se me hagan muy altas. ¿En qué momento lo hago?

Xavi

Las plantas de cannabis se pueden podar libremente en cualquier momento antes de que comiencen a florecer. Cuando se corta el tallo central o una rama, en el nudo que hay justo por debajo del corte nacen dos nuevas ramas que sustituyen a la cortada. Al mismo tiempo, la energía de crecimiento se reparte por todas las ramas de la planta, que crecen formando un arbusto redondeado en lugar de la clásica forma de abeto. Es muy común que la poda se realice cuando la planta sobrepasa el tamaño deseado en lugar de prevenir esta situación y podar la planta de joven, cuando el patrón de crecimiento se puede alterar mucho más fácilmente. Si el objetivo es lograr una planta redondeada y más bajita con muchas ramas y cogollos en lugar de una planta alta con un cogollo central, se obtienen mucho mejores resultados realizando una poda de formación desde que la planta es joven. Cuando la planta tiene tres o cuatro pares de hojas reales (es decir, sin contar los cotiledones, que son las primeras hojas redondeadas que brotan cuando nace la planta), se corta el brote central y la planta brotará dos nuevas puntas, que, cuando de nuevo tienen tres o cuatro pares de hojas, se vuelven a despuntar. Estas dos podas son suficientes normalmente para crear el arbusto, pero si las plantas están sembradas en el suelo y se hacen muy altas, puede ser necesario realizar una tercera poda para aumentar la ramificación. Después de la poda, la planta suele tardar dos o tres días en volver a crecer; esto es lógico, puesto que tiene que dirigir su energía a nuevos sitios. Puede ser útil abonar las plantas con un fertilizante líquido de crecimiento después de la poda, pero no necesitan ningún tratamiento especial.

Nº 235 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo