Pasar al contenido principal

¿Semillas viejas?

Querido Profesor Cáñamo, puse seis semillas a germinar en una servilleta de papel. Se abrieron todas en tres días y las trasplanté a seis macetas pequeñas, y tres semanas después solo nació una, que lo hizo al cabo de solo siete días de sembrarlas. ¿Puedo confiar en que alguna más nacerá?, ¿por qué han fallado tantas?

Luis

La velocidad a la que germinan las semillas tiene que ver, sobre todo, con su edad. Cuanto más tiempo ha pasado desde que se recogieron, más tiempo tardan en germinar. Por lo general, las semillas de menos de un año suelen germinar el cien por cien o casi, y abrirse en uno o dos días, mientras que las semillas con varios años pueden tardar hasta una o dos semanas, y el porcentaje de semillas germinadas va bajando año tras año. Las condiciones de conservación también influyen. Las semillas conservadas en frío, en la nevera, en un recipiente herméticamente cerrado y protegidas contra la humedad con gel de sílice se mantienen con una gran frescura durante dos o tres años, en los que siguen germinando con rapidez y en un gran porcentaje. Las semillas conservadas en malas condiciones –expuestas al aire, el sol, la humedad o el calor– degeneran con rapidez y puede que en dos años ya no germine ninguna.

Por lo que cuentas, todas tus semillas se abrieron en tres días, lo que indica que eran bastante frescas. El problema ha surgido al trasplantarlas a las macetas, puesto que solo una ha llegado a salir de la tierra y le costó siete días, que es bastante para una semilla ya abierta.

Es difícil saberlo con seguridad, pero me inclino a pensar que probablemente las sembraste demasiado profundamente cuando las pasaste a las macetas o bien apretaste en exceso la tierra. En cualquiera de los dos casos, el resultado es el mismo: las plántulas se quedaron sin fuerza antes de llegar a la superficie.

Se recomienda sembrar las semillas a una profundidad igual a dos veces su tamaño, lo que suele ser de 0,5 a 1 centímetro bajo la superficie, y cubrirlas con tierra suelta, sin apretarla ni apelmazarla. Cuando se germinan las semillas en servilletas hay que trasplantarlas a los semilleros en cuanto empiezan a abrirse, mientras la raíz principal es muy pequeña. Las semillas utilizan esta raíz para impulsarse hacia arriba y atravesar la tierra, pero para poder hacerlo la raíz debe crecer en el lugar definitivo. Cuando las semillas son frescas nacen casi todas y suele ser más seguro germinarlas directamente en tierra para evitar este tipo de problemas.

Nº 251 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo