Profesor Cáñamo

¿Todavía estoy a tiempo de sembrar?

Pregunta
Mi pregunta es la siguiente: ¿puedo sembrar mis semillas en julio? Sé que hay que hacerlo en primavera, pero me acabo de mudar de casa y ahora tengo una terraza bastante grande y he pensado que podría poner dos o tres plantas, pero no sé si ya es demasiado tarde. Si estoy a tiempo, ¿planto semillas normales o de esas automáticas que florecen en cualquier época? Otras dudas que tengo es si crecerán suficiente, si darán bastantes cogollos y si acabarán de florecer a tiempo o se les echará encima el mal tiempo. Un saludo.
Roberto
Respuesta

Una de las grandes ventajas del cannabis es su gran versatilidad: se puede cultivar en muchas condiciones y en casi todas las épocas del año. Efectivamente, en julio también puedes sembrar.

Con semillas de variedades normales, no autoflorecientes, la cosecha será siempre en el mismo momento tanto si las sembramos en marzo como en julio o, incluso, en agosto. La diferencia será el tiempo que pasen creciendo antes de empezar a florecer. Con una siembra en julio, las plantas germinan y empiezan a crecer bajo un fotoperiodo de noches bastante largas, por lo que actúan como si fueran autoflorecientes, crecen un poco y enseguida empiezan a florecer. El ciclo total de vida se reduce considerablemente a solo tres o cuatro meses, ya que la mayoría de las variedades no automáticas se cosechan en octubre. Un ciclo de vida tan corto tiene algunas ventajas muy claras, como que solo hay que cuidar las plantas durante la mitad de tiempo que si sembráramos a principios de primavera, además, las plantas se desarrollan en una época de mucho calor y sol muy intenso, por lo que el crecimiento es rapidísimo. Lógicamente, al crecer durante menos tiempo el desarrollo es menor y la producción por planta se reduce, aunque esto se puede compensar en parte sembrando un mayor número de plantas en el mismo espacio. Como las plantas alcanzan menor altura, son perfectas para cultivar en pequeños balcones. Las variedades sativas que suelen hacerse muy grandes cuando se siembran pronto también son buenas candidatas a la siembra tardía, ya que esta técnica permite controlar mejor su tamaño.

La altura final que alcancen las plantas depende de varios factores. El más importante es cuando empiecen a florecer, lo que determina cuánto tiempo pasan en fase de crecimiento. Por lo general, las índicas empiezan a florecer antes que las sativas y suelen quedarse más bajas. Otro factor importante es el tamaño de maceta y la cantidad de sol que reciban. Con buenos cuidados no es raro que, aunque se siembren en julio, las índicas superen un metro de altura y las sativas un metro y medio, aunque su ramificación será menor que si se hubieran sembrado antes. Aunque agradecen tener tierra abundante no es necesario emplear tiestos tan grandes como cuando se siembra en abril o mayo, por lo general con macetas de diez a veinte litros es más que suficiente, y se pueden poner las plantas más pegadas entre sí, pues las ramas laterales se extenderán menos.

En la siembra tardía no tiene mucho sentido cultivar variedades automáticas o autoflorecientes, pues el fotoperiodo natural ya provoca que las variedades tradicionales actúen como automáticas y realicen un ciclo muy corto.