Estamos trabajando en una nueva versión de Cáñamo. ¡Disculpa las molestias!

Profesor Cáñamo

Trucos para los esquejes

Ilustración trucos para los esquejes
Pregunta
No consigo que los esquejes enraícen rápido y bien. Muchos se me mueren en el proceso, y los pocos que acaban enraizando tardan tres o cuatro semanas en hacerlo, pierden muchas hojas en ese tiempo y luego tardan varias semanas en empezar a crecer bien. He intentado hacerlos de varias formas pero siempre me pasa más o menos lo mismo. ¿Puedes darme algunos consejos para que vayan mejor? Muy agradecido.
Pablo
Respuesta

Las plantas tienen la capacidad de reconfigurar sus células, es decir, pueden hacer que una célula del tallo se transforme en célula de raíz, solo necesitan tiempo. El problema es que al hacer un esqueje cortamos un trozo de rama y lo separamos de la planta madre por lo que el trozo cortado no tiene modo de captar agua para no deshidratarse hasta que sea capaz de crear nuevas raíces. Este periodo dura, como mínimo, cinco o seis días si las condiciones son óptimas, por lo que para que aguante sin deshidratarse es necesario colocarlo en un lugar con una alta humedad que minimice la transpiración y pulverizar agua sobre las hojas cada día con el mismo fin. La temperatura a la que estén los esquejes también tiene una influencia determinante sobre el tiempo que necesitan para brotar las raíces. Idealmente queremos mantener los esquejes a unos 28 ºC, pero con 25 ºC ya enraízan bastante rápido. Las temperaturas demasiado altas (por encima de 30 o 32 ºC) son tan perjudiciales como las temperaturas demasiado bajas (menos de 22 ºC). 

A lo largo de los años he hecho esquejes con muchos sistemas distintos. El que mejor resultado me dio sin duda fue un esquejero hidropónico en que los tallos estaban sumergidos en un depósito de agua con una bomba de aire burbujeando constantemente en su interior. Al estar los tallos en agua la hidratación era máxima, por lo que no era necesario cubrir los esquejes con un miniinvernadero, lo que favorecía la ventilación. Además, había un calentador de acuario dentro del agua para mantenerla a la temperatura óptima. Era un sistema grande y aparatoso, pero permitía enraizar un centenar de esquejes cada siete días sin que fallase ninguno y sin que perdiesen ni una sola hoja a causa de la deshidratación. 

Hoy en día utilizo otro sistema que, aunque es un poco menos rápido y se muere algún que otro esqueje, resulta mucho más sencillo y práctico y sigue teniendo un porcentaje de éxito de más del noventa por ciento. Uso bandejas de jiffys de turba de 40 mm, caben hasta sesenta en un miniinvernadero de 60x40 cm. Sumerjo los jiffys en agua de ósmosis durante un par de horas para que se hidraten bien, los coloco en la bandeja y voy plantando cada esqueje después de sumergir el corte en un bote de hormonas de enraizamiento. Cuando acabo de llenar la bandeja fumigo todos los esquejes con agua y pongo la tapa del miniinvernadero con todas las rejillas de ventilación cerradas. Durante los primeros tres días abro la tapa un minuto cada día para ventilar un poco y vuelvo a fumigar los esquejes antes de taparlos de nuevo. A partir del cuarto día, además de abrir y fumigar, voy abriendo muy poco a poco las rejillas de ventilación a lo largo de cuatro o cinco días. Por lo general, entre nueve y doce días después de cortar los esquejes la mayoría ya tiene raíces visibles y pueden trasplantarse sin miedo de que se vengan abajo, siempre que se les den veinticuatro horas de adaptación antes de colocarlos bajo la luz intensa de cultivo.