Pasar al contenido principal

Amores que rompen esquemas

Tengo una discapacidad y mi novio no tiene ninguna. Nos cuesta caminar por la calle sin que la gente lo comente en voz alta, en plan descarado. Nos tratan como si mi novio estuviese haciendo una obra de caridad, en plan: “qué buena persona, que está con esta pobre chica”. Estoy harta de que me miren con lástima y que a mi chico le miren con sorpresa, como si no pudieran creerse que alguien como yo le pudiera poner cachondo. Los más atrevidos nos preguntan por nuestra vida sexual porque no se pueden creer que follemos como cualquier pareja. Cuando se refieren a él le dicen: “tú, como eres normal”; estoy muy hartita de que me consideren “anormal” y me señalen con el dedo. Me da miedo que esa presión social le agobie demasiado, aunque él me dice que lo nuestro es un amor revolucionario, porque le rompe los esquemas a todo el mundo, y que se siente muy orgulloso de nuestra relación. Y es hermoso escuchar esto, pero de vez en cuando me da miedo que se canse, no lo puedo evitar. Quiero disfrutar de mi amor, pero es difícil cuando me comen los miedos… ¿Cómo hago? Gracias, Coral.

Alejandra

¡Hola, Alejandra! Ese miedo es muy común, le pasa a mucha gente, y creo que tiene que ver con el autoboicot, es decir, pensar que te van a dejar es una forma de boicotearnos el disfrute, de no estar en el presente. Nos vamos al futuro porque nos da miedo que nos amen. Nos da miedo que nos dejen de querer. Nos da miedo todo, por eso nos ponemos muros, nos fabricamos “peros”, nos limitamos el acceso al placer y a la felicidad. Cada vez que te cuesta admitir que la relación es una maravilla, que él quiere estar contigo y lo tiene muy claro, es porque te estás castigando un poco, supongo que porque quizás crees que no te mereces estar bien, pasarlo bien, enamorarte y ser correspondida. Esta forma de castigarse a una misma no tiene que ver con tu discapacidad, sino con el patriarcado, que no nos quiere felices. Date el permiso en voz alta cada mañana: “me doy permiso para ser amada, me doy permiso para amar, me doy permiso para estar bien y para ser feliz”.

Amores que rompen esquemas
Ilustración: ATA

Nº 256 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo