Pasar al contenido principal

Cómo transformar el amor en amistad

Me he enamorado locamente de un chico en un curso de inglés que hice este verano en Irlanda. M. y yo tonteamos mucho y el último día nos hicieron una boda y nos dimos un beso delante de todos los amigos del grupo. Cuando quise vivir mi noche de bodas, me rechazó y me dijo que es gay. Me quedé muy sorprendida, porque no es afeminado ni tiene pluma, y porque no me lo contó antes. Él dice que le encanta estar conmigo y pasar tiempo conmigo, que siente cosas muy lindas hacia mí, pero que no puede hacer el amor porque no le atraigo sexualmente.

Ya de vuelta en Madrid, seguimos yendo juntos a todos lados y haciendo mucha vida en común, incluso me ha propuesto que vivamos juntos, me ha presentado a sus hermanas y me ha llevado a casa de sus padres. A veces parecemos pareja, dormimos juntos en su casa o en la mía, vamos de la mano por la calle, nos damos muchos besos y abrazos, y a veces nos tocamos los genitales bromeando, pero no podemos tener sexo porque no me desea. Así que está siendo doloroso para mí, porque entiendo que es una barrera infranqueable: por mucho que me quiera, no va a dejar de ser gay, y yo no sé cómo hacer para dejar de desearle, me duelen los genitales y todo cuando me pongo caliente con el roce, y me parece increíble que a M. no le pase lo mismo conmigo. Sé que he de aceptar que no todo en la vida es posible, y que tengo que convertir mi amor en amistad, pero no sé cómo.

Irish

Irish, no es fácil convertir el amor en amistad, pero hay un truco: eliminar el deseo sexual. Esto no es fácil cuando pasas mucho tiempo con alguien que te gusta, y cuando mantienes tanto contacto físico con alguien a quien deseas, más bien es una tortura, porque el no poder hacer el amor incentiva el deseo: lo prohibido nos da más morbo, lo inalcanzable es siempre un desafío para el deseo, y es normal que te sientas frustrada e impotente cuando te sientes tan cachonda y no hay nada que puedas hacer.

Unicornio

Creo que para dejar de desearlo tanto podrías diversificar un poco, ver a otros amigos, conocer gente nueva y desviar tu foco de atención: si bajas la intensidad de tus vivencias con M., si tienes otras experiencias sexuales o eróticas con otras personas, te será más fácil ir reduciendo el enamoramiento y aceptando a M. como un gran amigo con el que poder disfrutar de muchas otras cosas (menos del sexo). Quizás merezca la pena renunciar al sexo y aceptar la situación para poder tener una relación de amistad, y creo que M. entenderá si te separas un poco de él para tomar aire fresco y enfocar tu deseo en otras personas.

Contenido patrocinado

Nº 265 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo