Pasar al contenido principal

Hijos: tener o no tener

Mi pareja no quiere tener bebés y yo me muero de ganas. Los dos tenemos treinta y cuatro años, llevamos seis juntos y dos hablando del tema, pero ella no da su brazo a torcer. Me ha ofrecido la posibilidad de adoptar, pero yo necesito tener uno o varios que sean míos. Hemos hablado mucho con nuestros amigos y todo el mundo nos sugiere que nos separemos, pues no sería justo para ella tener que pasar por un embarazo y una crianza que no desea, ni sería justo para mí tener que renunciar al deseo de ser papá biológico. Ella sugiere que nos separemos, pero no podemos parar de llorar. Nos queremos mucho, y en el fondo no queremos separarnos. Yo no quiero tener que buscar otra pareja que sí quiera tener bebés, porque yo lo que quiero es estar con ella… ¿Qué nos aconsejas?

Raúl
Hijos

Vuestra situación es complicada porque, como bien dices tú, no sería justo que uno de los dos tuviese que sacrificarse o renunciar a sus deseos por la otra persona. No puedes forzar a tu compañera a que tenga un embarazo y un bebé si ella realmente no lo desea. Y tampoco sería justo que tú tuvieras que renunciar a tener un bebé, por eso lo más práctico quizás es la separación, como os aconsejan los amigos.

De alguna manera, es cruel que tengas que elegir entre el amor con tu compañera o ser papá…, y supongo que para ella también estará siendo muy doloroso, sobre todo porque os queréis mucho. El proyecto de construir una pareja es bien complejo, porque no depende todo del amor, también depende de los proyectos personales y profesionales de cada uno, y en vuestro caso tenéis concepciones diferentes de lo que queréis en el futuro y de lo que es formar una familia. Si ninguno de los dos desea adaptarse al otro, quizás podáis reformular vuestra relación para continuar formando parte de la vida del otro desde la amistad y el compañerismo; así las rupturas sentimentales son menos dolorosas.

En última instancia, la decisión de cómo queréis quereros y cómo convivir depende únicamente de vosotros dos, y aunque no es fácil, sin duda lo estáis haciendo lo mejor que podéis, con cariño y respetando las decisiones de cada uno. Ánimo, Raúl, desde Cáñamo os mandamos las mejores vibras para el proceso que estáis viviendo.

Nº 238 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo