Pasar al contenido principal

Maltrato en matrimonio gay

Tengo veintiocho años y soy gay, y leyendo cosas sobre la violencia contra las mujeres, me he dado cuenta de que yo también estoy sufriendo maltrato por parte de mi marido, que tiene reacciones muy violentas cuando se enfada. Lo he hablado con él y me ha admitido que a veces se le va la mano; él cree que es porque le pegaban de pequeño. Me prometió ir al psicólogo, pero lo cierto es que nunca va y sigue montándome escenas violentas. Ayer le sugerí que nos separáramos un tiempo y se puso furioso, diciéndome que no le comprendo, que tengo que ayudarle a superar esto porque el amor lo puede todo. Luego se echó a llorar y me sentí muy culpable. Yo no sé cómo podría ayudarle, porque he sido muy paciente y muy comprensivo, pero me está afectando demasiado; a veces me pongo sumiso para que no se enfade. ¿Qué puedo hacer?

Leo
Vioklencia

Creo que es muy importante que te separes físicamente de él, porque estar con alguien que te agrede no es gratis: se te va bajando la autoestima mientras aumenta tu sensación de culpabilidad y de impotencia por no poder cambiar la situación. Por muy fuertes que tengas las defensas, vivir situaciones de violencia tiene un impacto en tu salud física y emocional muy fuerte, y cuanto más tiempo pase, peor. Lo más importante es que entiendas que el problema lo tiene él y que tú no puedes hacer nada. Cuando alguien tiene un problema que afecta a los demás, lo lógico es empezar a trabajar en ello lo más rápidamente posible y pedir ayuda profesional. Si tu chico no quiere trabajarlo y te pide que le ayudes, está siendo muy egoísta, pues además de ser tú el agredido te convierte en responsable de la situación, lo que te hace sentir culpable, como si el problema fuese tuyo. Es un gran paso que admita que es violento, pero no sirve de nada que se justifique con el hecho de que fue agredido en la infancia: mucha gente que ha sufrido o sufre violencia no se dedica a violentar a los demás. Creo que si te quisiera de verdad pondría todos los medios para protegerte, para trabajárselo, para pedir ayuda a quien fuese. Como no lo está haciendo, es tu deber protegerte a ti mismo de su problema, cuidarte y alejarte de una situación de violencia como la que estás viviendo. No dudes en apoyarte en tu gente querida; no eres el único que sufre malos tratos por parte de su pareja, hay miles de personas a las que les ocurre lo mismo, lo que pasa es que nuestra sociedad no quiere verlo y hasta hace poco ha sido un fenómeno invisibilizado. Mereces una relación basada en el buen trato y el respeto mutuo. Si tu chico no puede construir una relación bonita porque no tiene herramientas o porque no quiere trabajarse su problema, lo mejor es que separéis vuestros caminos. El amor es poder estar bien y disfrutar: “No te demores donde no puedas amar”, decía Frida Kahlo. Un abrazo y muchos ánimos, Leo.

Vioklencia

Contenido patrocinado

Nº 265 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo