Consultorio Sentimental

Por Coral Herrera

Mono de amor

Mono de amor
Pregunta
Cuando empecé mis vacaciones hace un mes, mi novia me dejó por otra chica que quiere una relación cerrada y estoy pasando un mono brutal. He logrado no wasapearla, pero me he tenido que morder los nudillos para aguantar. He perdido cuatro kilos, se me cae el pelo, no duermo bien, he perdido el apetito, lloro a diario, he perdido la libido y siento que me muero sin ella. Mis otras dos parejas me han dejado porque estoy insoportable, y ahora siento más pesada que nunca mi soledad. No puedo ni salir a correr. Yo sé que es síndrome de abstinencia y que se me pasará, pero es el peor que he pasado nunca, y son varios los que me ha tocado vivir ya en la vida. Siento que me falta el aire, estoy en casa encerrada como una leona furiosa y quiero vengarme de mi ex: le espío constantemente en redes sociales. No me gusta esta parte rabiosa y oscura de mí, y quiero liberarme ya de esta obsesión cuanto antes. Estoy como atrapada y yo sé que en estos momentos tengo que cuidarme mucho, pero se me ha ido toda la alegría de vivir. Al menos no me he arrastrado suplicando, pero a veces me dan ganas de hacerlo. A ratos me inunda la tristeza y a ratos la ira, estoy agotada y sueño con ella: a veces sueños bonitos, a veces son pesadillas. Yo sé que esto pasará, y me pregunto si no me vendría bien salir y enamorarme de nuevo, pero es que no puedo con mi alma y se me está haciendo interminable. No sé cómo voy a volver a clase en estas condiciones, ¿qué me aconsejas? Mil gracias, Coral.
Esther
Respuesta

Sal a correr de nuevo, Esther. Empieza de a poquitos, con carreras suaves y cortas. Corriendo generas todas las endorfinas que necesitas para el cambio químico y sudas el dolor y el sufrimiento que te invaden ahora mismo. Gastas energía, te entra más hambre, te cansas y duermes mejor. Intenta mover el cuerpo y ve hacia las cosas que te dan placer, que te ayudan a concentrarte y a desconectar: haz lo que te gusta y sal de casa a buscar a la gente que te quiere y te cuida. En tu red afectiva y en tus pasiones encontrarás la oxitocina, la dopamina, la serotonina que necesitas. En la medida en que te distraigas, irán disminuyendo tus niveles de obsesión, y así podrás dormir mejor y te subirán los ánimos seguro. Se trata de beber mucha agua, comer con placer, dormir a pierna suelta y alimentar tu alma con las risas que te echas con tu gente querida. Necesitas largas conversaciones, abrazos apretados, buenas compañías. Necesitas desahogarte y que te escuchen, y necesitas también olvidarte de tus problemas un poco y empatizar con los problemas de los demás. Te vendrá bien alejarte y tomar perspectiva, concentrarte en cosas que te generen placer, cuidarte amorosamente y dar espacio a la nostalgia. La vida sigue y te toca asumir con humildad que el amor no es para siempre, que dura lo que dura, que el pasado queda atrás y que ahora te toca vivir otros amores, otras historias, otras experiencias. En cuanto se te pase el mono, podrás ser libre de nuevo: imagina lo bien que vas a estar sin echar de menos a tu ex, conociendo gente nueva, aprendiendo cosas nuevas en una etapa de tu vida diferente. Piensa en lo afortunada que eres por poder vivir varias vidas diferentes en una sola: en cada una de ellas hay gente distinta que te ha amado y te ha hecho feliz, y tú has podido disfrutar de tus relaciones, aunque te haya costado decirles adiós. Esta es una más: se trata de hacer un duelo corto, de ser práctica, cuidarse mucho y dejar atrás el pasado para poder mirar hacia el futuro. Te esperan grandes cosas. Buen viaje, compañera, y que disfrutes mucho del camino.