Pasar al contenido principal

Poliamoría y autoestima

Cada vez que mi chico se enamora de otra chica me dan bajones tremendos de autoestima. Curiosamente, le dura poco tiempo, sus parejas nunca son de larga duración, a lo sumo tres o cuatro meses; pero cuando le da el enamoramiento, tenemos menos relaciones sexuales y pasamos menos tiempo juntos, y siempre me veo vieja, fea y gorda al lado de ellas. Esto me hace muy infeliz, porque paso más tiempo pensando en ellas que en mí misma. Siento además que juego en desventaja porque a mí no me dan enamoramientos largos, mis parejas alternativas son de sexo ocasional y pocas veces repito con la misma persona. Suelo tener romances cuando estoy de viaje, así que mi vida cotidiana apenas se ve alterada. Quisiera poder trabajar mi autoestima para no sentirme tan mal cuando él se entusiasma con otra chica. A él no le digo nada, él cree que nuestra pareja es lo más cercano a la perfección, y siempre me dice que está feliz de estar conmigo. Yo me siento un poco farsante porque me siento poca cosa frente a otras mujeres; cuando estamos en el mismo espacio todas juntas disimulo muy bien, parezco muy moderna. Pero la realidad es que lo paso fatal, y tengo que trabajar mucho para no dejarme invadir por las inseguridades… Se me pasa cuando él está solo conmigo y no le interesan otras mujeres. Llevo así más de diez años. Gracias de antemano.

Paula

Paula, la clave está en tratar de no compararte con las otras chicas. Cada una de nosotras somos únicas e irremplazables, y ocupamos un lugar muy concreto en los corazones de nuestros seres queridos. Si te comparas con otras mujeres, siempre encontrarás a mujeres más altas que tú, más delgadas, más guapas, más sexys, más listas, más ricas, más cultas, más simpáticas y con más habilidades… Por supuesto, también te sentirás tú más poderosa al compararte con otras que no te gusten tanto. Al compararte estás compitiendo y rivalizando, o sea, te entretienes tal y como el patriarcado quiere, y así es como muchas mujeres dedican gran parte de su tiempo y sus energías a rivalizar con otras mujeres, lo cual es muy útil para que nada cambie y todo siga igual. En el fondo, el problema de la autoestima tiene que ver con esta capacidad de darle más importancia a nuestro ombligo que a problemas colectivos. ¿Por qué esta necesidad de ser valorada por un hombre?, ¿por qué esta necesidad de sentirse la primera o la única en la vida de un hombre?

Estaría bien que te planteases, además, evitar el conocer a las otras parejas de tu pareja, así evitarías territorialidades y rivalidades con ellas, y también tener que disimular y hacerte “la moderna”, que debe de ser muy cansado. Una de las cosas más positivas de la poliamoría es precisamente el saber que tu pareja está contigo porque quiere. Y viceversa: eres libre para estar con tu pareja mientras estés disfrutando. Piensa que las amenazas en una relación poliamorosa no solo vienen de fuera, también hay múltiples factores que deterioran las relaciones desde dentro.

Así pues, mi consejo es que no pongas el foco de atención en compararte con otras mujeres y dediques más tiempo a cuestiones más placenteras que te alejen de la autotortura y te permitan disfrutar de la vida y del amor.

Poliamor y autoestima
Ilustración: ATA

Nº 249 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo