Consultorio Sentimental

Por Coral Herrera

Se siente confundido

Consultorio sentimental
Pregunta
Soy una mujer de cuarenta y un años. Tengo una relación de amistad con un compañero de trabajo, y me he enamorado de él. Los dos estamos casados, aunque infelices ambos. Nuestra relación se ha ido haciendo cada vez más estrecha, pero siempre yo he sido quien abría su corazón, mientras él fluctúa entre mirarme embobado y parecer indiferente. Hace poco le confesé mis sentimientos, y también mi decepción al no saber a qué atenerme con él. Él me dijo que le gusto y que le importo como persona, pero que nuestra situación es difícil y que se siente confundido porque aún no sabe identificar bien sus sentimientos. He decidido distanciarme de él por un tiempo, y él lo ha aceptado. ¿Qué es lo que debo y no debo esperar? Gracias.
María
Respuesta

Lo que no debes es esperar, María. Hemos sido educadas sentimentalmente con cuentos de princesas rosas que esperan en su castillo a que vuelva el amado. Penélope esperó treinta años a Ulises, La Bella Durmiente esperó cien años a su príncipe azul, y nosotras somos mujeres de carne y hueso con una sola vida para vivir, generalmente muy corta. Así que no podemos perder nuestro tiempo de vida en esperar a que el hombre se dé cuenta de lo especiales que somos o de lo mucho que nos ama, a que llegue en su caballo blanco a rescatarnos. Creo que esta es la clave para no sufrir: no esperar, hacer tu vida, distanciarte y dejarlo en el pasado poco a poco, hasta que te des cuenta de que ya no estás enamorada de él. No es fácil, pero es peor vivir enamorada de alguien con quien no vas a poder construir una relación bonita nunca. Recuerda que los milagros románticos son una ficción de las películas: en la realidad, los hombres casados prefieren tener su esposa y su amante, y no destrozar su matrimonio por ninguna otra mujer. Les es más cómodo tener sus aventurillas que cambiar sus vidas de un modo tan radical por el amor. Así que tú cuídate mucho, vive tu duelo y sigue tu camino rodeada de la gente que te quiere. ¡Un abrazo, y adelante, compañera!

Coral Herrera