Pasar al contenido principal

Llevo diez años con mi pareja y nos peleamos constantemente. Nuestra gente nos dice que deberíamos separarnos. En estos dos últimos años las discusiones han ido a peor; me da la impresión de que se está desenamorando de mí, pero en el sexo nos sigue yendo de maravilla, y a veces pienso en eso de que “las que más se pelean, son las que más se desean”. Recuerdo que al principio todo lo que yo hacía le parecía genial, se reía mucho conmigo, y ahora siento que me lleva la contraria en todo. ¿Será que estamos al final de la relación y se nos está acabando el amor?, ¿cómo hago para saber si mi chica sigue enamorada de mí?, ¿es el sexo un indicador del nivel de amor?, ¿crees que merece la pena seguir juntas a pesar de las peleas?

Marta

La vía más fácil para averiguar si tu chica sigue enamorada de ti es sentarte a hablar con ella y preguntarle. El sexo no es un indicador fiable, hay gente que mantiene relaciones sexuales sin vínculo romántico durante años, por ejemplo, los “follamigos” o amigos con derecho a roce, o ciertas parejas de amantes. Por otro lado, hay muchas parejas a las que se les acaba el enamoramiento o el amor pasional pero siguen juntas porque se llevan bien y disfrutan de lo que sienten aunque no sea tan “maravilloso” o tan “mágico” como al principio. Si tu pareja y tú os peleáis mucho igual podríais daros un tiempo a ver si estáis mejor separadas que juntas; yo creo que no merece la pena seguir unidas si estáis todo el día de broncas. Se está siempre mejor a solas que en relaciones dolorosas o tormentosas, al menos esa es mi experiencia personal. Lo mismo vale para la amistad o para cualquier relación familiar. Yo no creo que sea verdad eso de que las que más se pelean son las que más se desean: antes cuando no había divorcio a mucha gente no le quedaba otra que aguantar y se consolaban con ese refrán. Hoy ya no hay por qué aguantar: el amor está para disfrutar.

Chicas cama
Ilustración de ATA

Nº 238 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo