Pasar al contenido principal

¿Son incompatibles el poliamor y la maternidad?

Mi chico y yo tenemos una relación poliamorosa desde que empezamos a salir juntos, hace diez años. En este tiempo hemos pasado muy buenos y muy malos momentos, pero ambos hemos crecido mucho y hemos madurado juntos. Acabamos de tener un bebé y es un padre muy amoroso, pero me siento sola criando al niño porque él tiene que “atender” a sus tres amantes y muchas noches las paso yo sola, sin dormir, quitando cólicos, cantando nanas, cambiando pañales y asumiendo a solas la carga, pues él trabaja doce o trece horas al día y entre el trabajo, las amantes y los amigos, pasa mucho tiempo fuera de la casa. Desde que me quedé preñada solo estoy con él, pues mis amantes se tomaron muy mal mi maternidad y mis cambios corporales y me dejaron. Lo pasé muy mal, pero él me apoyó mucho a sobrellevar los duelos en plena revolución hormonal. Ahora sin embargo me siento sola y abandonada, y en completa desventaja, porque él sigue su vida como antes y yo no puedo: estoy de baja en el trabajo y no veo apenas a mis amigas porque ya no puedo tener el ritmo de vida de antes. Me he convertido en un ama de casa, y soy un desastre: la casa está patas arriba y él se enfada porque la cena no está hecha, la ropa está sucia y la nevera vacía, pero yo me paso el día dando teta y apenas puedo hacer nada porque me quedo dormida cuando el bebé duerme. Necesito ayuda, pero no sé cómo pedírselo porque siempre he sido una mujer muy autónoma e independiente. Además, quisiera cerrar la relación por primera vez en la vida pero no sé cómo decírselo, pues mi chico critica muchísimo a las parejas poliamorosas que abren y cierran la relación, es muy antimonogamia. Te confieso que temo su reacción, sobre todo porque a mí en estos momentos no me apetece tener sexo (todavía estoy dolorida del parto), pero necesito mucha ternura, comprensión y cariño. No quiero ser egoísta ni quiero ser una mujer patriarcal, pero siento dentro de mí que la maternidad es incompatible con la poliamoría, al menos en estos meses iniciales en los que el bebé requiere tanta atención y cuidados. Yo también siento que necesito que me cuiden, pero me da vergüenza decirlo, y además me da miedo que me deje: me aterra verme sola con el bebé si él se va de la casa. ¿Crees que tengo que aguantar estos meses hasta que pueda volver a mi vida normal, o que lo mejor es contarle cómo me siento y pedirle que hagamos unos pocos cambios?

Carmen

Carmen, creo que jamás tu vida va a volver a ser lo que era. Cuando tienes hijas o hijos todo cambia, inevitablemente. Todas vamos evolucionando, las parejas también evolucionan, los sentimientos también se transforman, y eso es la vida: cambios, novedades, despedidas, cierres y aperturas. Creo que tu deseo de cerrar la relación por un tiempo no es patriarcal: lo que es patriarcal es que tú tengas que asumir a solas una carga tan inmensa como es la crianza y las tareas domésticas. Aquí lo que importa no es que él tenga muchas horas de su vida ocupadas, sino que tú necesitas una tribu entera para criar y en realidad estás sola, porque tu compañero hace su vida como si no hubiese un bebé, como si tú no hubieses experimentado cambios brutales (hormonales, físicos, emocionales, psicológicos, sexuales…). La base de la pareja está en el compañerismo, en funcionar como un equipo, en apoyarse mutuamente y en darse al mismo nivel en todos los aspectos, tanto en la pareja como en la familia que estáis creando. Dices que te aterra verte sola criando, pero ya estás sola criando, de manera que si él dejase la casa no notarías tanto su ausencia. Quizás resulta que no eres tú la egoísta. Creo que no tienes por qué avergonzarte sobre tu necesidad de sentirte cuidada; es lo más normal del mundo después de un embarazo de nueve meses y un parto: se necesitan unos cuantos meses para recuperarse plenamente, y esto nos pasa a todas las mujeres de carne y hueso. Somos humanas, y en varios momentos de nuestras vidas necesitamos que nos cuiden y nos apoyen. Por eso creo que lo mejor es que le digas cómo te sientes y que negociéis qué tipo de relación quiere cada uno, qué necesitáis, por qué queríais tener un bebé y cómo podéis adaptaros a los cambios de manera que los dos podáis disfrutar de la pareja y de la maternidad y paternidad. Si él no está dispuesto a asumir las obligaciones y el disfrute de su paternidad y de su casa, si no quiere cambios de ningún tipo en su vida, entonces tendrás que tomar tú tus propias decisiones para velar por tu bienestar. Porque aquí lo importante creo que es cómo te estás sintiendo tú y qué necesitas para estar bien.

¿Son incompatibles el poliamor y la maternidad?

Nº 251 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo