Pasar al contenido principal

Marihuana a la carta

La grandeza de poder elegir

Ilustración de Alex Red
Ilustración de Alex Red

Qué interesante y bonito es poder elegir en esta vida. En la memoria queda grabado además el momento en el que se pasa de la unidad a la diversidad, como demuestra el recuerdo que todos tenemos de cuando pasamos de dos canales de televisión a varios más, y más adelante a la posibilidad de ver entretenimiento a través de internet.

Las posibilidades aportan riqueza y refuerzan la opción final, pues la someten a la competición y a la reflexión sobre sus consecuencias. Ahora mismo, sobre la mesa en la que escribo estas líneas me encuentro ante dos apetecibles cogollos de marihuana. Uno de La Rica THC, una yerba que “solo” contiene THC, y otro de La Rica CBD, que contiene un poquito más de CBD que de THC. Son dos simples cogollos, a primera vista iguales, pero tienen la grandeza de darme la posibilidad de elegir.

Si me decanto por el de THC me atrapará su efecto psicoactivo, alteraré mi percepción y sentiré ese colocón que tanto me gusta. Por el contrario, si elijo el cogollo de CBD obtendré un efecto muy lúcido en el que no perderé ni un ápice de atención. Y, como en un abanico, se abren otras posibilidades: las de aliñar con un poco o un mucho de La Rica THC a su hermana CBD.

Yo, como la mayoría, soy consumidora recreativa de cannabis, no lo utilizo como medicina o remedio para mi salud, lo hago por placer, cosa muy respetable, aunque quede mal decirlo así de claro. Aunque me hacen inmensamente feliz las noticias sobre los beneficios del CBD/THC y otros cannabinoides a nivel medicinal y he podido comprobar algunas de sus extraordinarias propiedades, creo que es en el sector del consumo lúdico donde estos conceptos van a llegar al gran público y van a cambiar significativamente los hábitos de consumo.

En un futuro muy próximo, el cannabis a la carta que oferte diferentes efectos, dependiendo de su contenido en cannabinoides, será una realidad cotidiana. Y se abrirán un gran número de posibilidades, tantas como cannabinoides hay con sus múltiples combinaciones.

Volveremos a ser conscientes entonces de la grandeza de nuestro gremio, tanto a nivel técnico como racional, apostando por un consumidor informado y con posibilidades, al que el cannabis no le sirve de excusa para sus propias miserias; un consumidor elegante (que sabe elegir); un consumidor dueño y controlador de su colocón.

Creo que ya está llegando el momento en el que todos los consumidores seamos conocedores y conscientes de que somos dueños de decidir cuánto y cómo queremos colocarnos.

Finalmente, me decido por el cogollo rico en THC. Enseguida noto sus tricomas pegajosos sobre mis dedos, es curioso, los tricomas del cogollo rico en CBD son igual de abundantes pero no se pegan tanto... Yo ahora elijo colocarme, sí, he cumplido feliz con mi jornada laborar, mi familia ya descansa y he terminado este artículo. ¡Me lo merezco!

Nº 239 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo