Pasar al contenido principal

La chica, la copa y la burundanga

La chica, la copa y la burundanga
Compartir:

Como si la prohibición no hubiera llevado el fenómeno de las drogas a una situación alarmante de por sí, los medios de comunicación insisten en seguir alimentando sus propias quimeras, totalmente desligadas de la realidad que reflejan los datos oficiales. Una de sus criaturas preferidas es la burundanga, una poderosa droga usada por violadores para anular la voluntad de sus víctimas.

A principios de abril, un vídeo en el que un hombre parece echarle algo a una chica en su copa se compartió masivamente en redes sociales, hasta que El Mundo dio el paso para convertir el viral en noticia: “La Policía francesa —decía el artículo— ha detenido a un hombre por echar burundanga a una joven y robarle cuando estaba drogada [...] hace aproximadamente un mes en el sur de Francia, durante un concierto, según fuentes cercanas al caso”.

La narrativa era poco concreta y costaba imaginarse a tanta gente de manga corta en pleno febrero francés. Para aclarar todo aquello, me puse a rastrear el vídeo y dos cervezas después, tenía incluso más información de la necesaria. No hubo Policía francesa, no se detuvo a nadie, el hombre no echa burundanga en la copa y a la joven ni le robaron ni la drogaron. Además, el vídeo se grabó la mañana del 31 de marzo en el sudeste de Brasil, así que las «fuentes cercanas al caso» parecían estar cada vez más lejos de la noticia.

Kristal Santos, la supuesta víctima, aclaraba en su perfil de Instagram que se encontraba perfectamente: “No bebí nada de aquella copa porque la fiesta estaba acabando y la copa ya estaba vacía, es decir, que no me pasó nada. Sí, me alegro de que el vídeo repercuta de forma positiva, como una advertencia para que todos tengan más cuidado con sus vasos, incluso yo”. En ese texto, situaba la acción en un festival de Semana Santa en Escarpas do Lago (Brasil), que este año se celebró la noche del 30 al 31 de marzo, aunque el vídeo no fue publicado hasta recién empezado el 5 de abril.

A través de dos historias, publicadas por ella y por la amiga con la que sale en el vídeo, dejaban claro que todo había sido una broma del chico, que en realidad no habría echado nada en la copa, como se puede apreciar si se analizan las imágenes con detalle.

En esta ocasión, un artículo que escribí como réplica al bulo tuvo la difusión suficiente para que el periodista de El Mundo rectificase y pidiera disculpas, mientras otros medios que se habían subido al carro modificaron la noticia o directamente se apuntaron el tanto del desmentido. Y lejos de ofenderme el que se colgaran la medalla, habría agradecido que plagiaran el texto al completo para poner un poco de orden en este sindiós mediático de la burundanga.
 

Una droga más usada por periodistas que por violadores

El atractivo de la burundanga para los medios de comunicación radica en su supuesto poder para anular la voluntad del que la consume. La burundanga es, básicamente, escopolamina, un alcaloide que proviene de algunas plantas de la familia de las solanáceas, como el beleño, el estramonio o la mandrágora. 

Estas plantas milenarias se han usado en medicina, por lo que sus efectos están más que documentados, y entre ellos no se encuentra el de la sumisión química. Basta decir que fue una de las drogas que la CIA ensayó en su búsqueda del suero de la verdad, y que fue desechada al no satisfacer las expectativas. Los datos científicos disponibles no sugieren que sea una droga que ofrezca demasiadas ventajas para el propósito que se le supone, sino más bien al contrario.

Su presencia en España, más allá de la prensa, es completamente anecdótica. No hay referencias en los informes de incautaciones de drogas, ni en las memorias del Instituto Nacional de Toxicología, ni ha aparecido en ninguno de los análisis efectuados por Energy Control y Ai Laket!!

El Dr. Fernando Caudevilla encontró un caso que parece encajar en este contexto; el único en el mundo del que hay constancia en toda la literatura médica, publicado en 2016. Meses después tuvo lugar en España un suceso relacionado con la sustancia, en el que el agresor usó escopolamina para intoxicar a su exmujer, si bien el objetivo era el de envenenarla y no el de someterla a su voluntad.

Cabría preguntarse cuál es la responsabilidad que les corresponde a los medios en esto, después de una década promocionando una droga de la que no había registros en España hasta hace dos años.

Curiosamente, nadie parece darle importancia a que en todos los informes disponibles el alcohol aparezca como la primera droga implicada en casos de agresión sexual, con bastante diferencia sobre el resto de sustancias, entre las que, por cierto, la presencia de las supuestas drogas de violación (GHB, ketamina, burundanga) es mínima o inexistente.

Pero la realidad a veces es aburrida, poco rentable y deja a muchas viejas sin asustar.
 

Contenido relacionado

La guerra de los tweets

La guerra de los tweets | Agosto 2019

Marcha da Maconha São Paulo

Sao Paulo marcha por la despenalización del cannabis

Detienen a un papagayo que alertaba de la presencia policial

Detienen a un papagayo que alertaba de la presencia policial

La Maconha y el Carnaval de Brasil

El Brasil de Bolsonaro a debate con Rebeca Lerer y David Couso

El Brasil de Bolsonaro a debate con Rebeca Lerer y David Couso

Legisladores brasileños aprueban propuesta sobre marihuana medicinal

Legisladores brasileños aprueban propuesta sobre marihuana medicinal

Legalización de la marihuana en Brasil

Miles de personas marchan en Brasil por la legalización

Miles de personas marchan en Brasil por la legalización

Manga Rosa. Las mejores landraces de Brasil

Las mejores landraces de Brasil

Hijos del Santo Daime

Hijos del Santo Daime

Contenido patrocinado

Nº 263 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo