Estamos trabajando en una nueva versión de Cáñamo. ¡Disculpa las molestias!

¿Cómo solucionar carencias de calcio y magnesio en el cultivo de cannabis?

¿Cómo solucionar carencias de calcio y magnesio en el cultivo de cannabis?

Redacción

Las carencias de calcio y magnesio son uno de los problemas más comunes entre los cultivadores de cannabis, tanto los novatos como los profesionales. He aquí cómo solucionar estas carencias.

En muchas ocasiones se suele creer que se trata de un solo problema, comúnmente denominado “deficiencia de calmag”, pero la realidad es que se trata de dos elementos diferentes, aunque es cierto que los problemas derivados de sus deficiencias en ocasiones pueden aparecer a la vez o sus síntomas pueden confundirse en los estadios iniciales de las carencias.

Puede parecer que plantas que parecían sanas durante el crecimiento comienzan a presentar manchas de color amarillo-marrón, tallos morados, poco crecimiento y en general una apariencia enfermiza durante la fase de floración. Eso es debido a deficiencias, pero hay que saber distinguir qué elemento y si estamos a tiempo.

La carencia mas predominante suele ser el Nitrógeno, el Hierro o como venimos hablando, el Calcio y Magnesio. Hay que diferenciar entre micronutrientes y Macronutrientes secundarios como el Ca y Mg.

Estos dos son esenciales para un buen crecimiento y desarrollo vegetal y hay que entender que sin ellos o con una deficiencia la planta no podrá desarrollar bien su estructura celular y mantener en correcto estadio sus constantes vitales.

¿Cómo solucionar carencias de calcio y magnesio en el cultivo de cannabis?

¿Por qué son importantes el calcio y el magnesio? ¿Qué pasa si hay una carencia o un exceso?

El Ca y el Mg son macronutrientes secundarios esenciales para que una planta sea capaz de crecer y florecer de manera adecuada.

El calcio es uno de los elementos principales para reforzar las paredes celulares de las plantas y mantener su estructura. Por tanto, las plantas necesitan el calcio para poder crecer, formar raíces, hojas, tallos y flores, protegerse ante amenazas externas, regular su temperatura e intercambiar gases, entre otras muchas cosas. Además, en el sistema radicular, el calcio facilita la degradación de los nutrientes para que la planta pueda absorberlos y asimilarlos.

La falta de calcio hace que la integridad de las paredes celulares se vea comprometida. Esta falta se hace evidente cuando vemos degradación en las hojas, lo cual lleva a que las hojas pierdan color y aparezcan pequeñas úlceras.

El magnesio, por su parte, es uno de los elementos básicos para la creación y producción de la clorofila, que otorga a las plantas su característico color verde, así que un adecuado aporte de magnesio es crucial para una fotosíntesis correcta. Este elemento también se ve implicado en la activación de enzimas y la creación y transporte de azúcares en el interior de la planta.

Por esta razón, cuando una planta tiene una falta de aporte de Mg empieza a indicarnos a través de las deficiencias aparentes en el sistema foliar un aspecto enfermizo y con aparición de manchas. Si una planta no respira y no puede absorber la luz solar no desarrolla sus constantes y pierde fuerza vital.

Es por eso por lo que mantener un buen nivel de aporte de Ca y Mg nos puede salvar de poder perder el cultivo. Un aporte esencial, pero sin sobredosis, ya que bloquear dichos elementos es igual de critico que su déficit.

¿Cómo saber si mi planta tiene una carencia o un exceso de calcio o magnesio? 

Cuando una planta experimenta un problema, su manera de demostrarlo es a través de un cambio en las hojas, los tallos, las flores o incluso las raíces.

Puede resultar complicado detectar el déficit de calcio en un principio. Los primeros síntomas serán tallos débiles, hojas de color verde oscuro y un ritmo de crecimiento más lento de lo habitual.

¿Cómo saber si mi planta tiene una carencia o un exceso de calcio o magnesio? 

Observaremos estas señales primero en las hojas nuevas, puesto que el calcio es un elemento inmóvil, que la planta no puede trasladar desde sus reservas hasta donde se necesita. Si no hay suficiente absorción de calcio, serán las hojas jóvenes de la parte superior las que sufran y comenzarán a mostrar manchas amarillas o marrones rodeadas de un borde marrón nítido y fácilmente visible.

Además, el calcio nos enseña su deficiencia tanto en hojas viejas como jóvenes ya que tiene imposibilidad de verse traslocado de nervios cercanos a diferentes puntos de crecimiento vegetal.

Además, si podemos comprobar las raíces de la planta, veremos que la masa radical es poca y las raíces crecen a un ritmo más lento del habitual. Estas raíces son menos eficientes, absorben menos nutrientes y son más propensas a enfermedades y podredumbre. Esto se debe a que las raíces adyacentes o adventicias pierden la capacidad de absorber nutrientes como lo hacían normalmente.

En general la planta no crecerá ni tanto ni tan rápido como esperamos y resultará más frágil y quebradiza debido a esa debilidad causada por la carencia de calcio. Si el déficit se produce en la floración tardía, incluso podemos encontrarnos con que algunos tallos se rompen debido al peso de los cogollos.

Si por el contrario nos encontramos con una carencia de magnesio, las señales que veremos estarán en las hojas más viejas de la parte inferior. El magnesio es un elemento móvil, así que, si la planta sufre una carencia, es capaz de trasladarlo desde las hojas más viejas hasta las más jóvenes en un intento de seguir creciendo y floreciendo de la manera más adecuada posible.

¿Cómo saber si mi planta tiene una carencia o un exceso de calcio o magnesio? 

Estas hojas inferiores empezarán a volverse amarillas entre las venas, manteniéndose la zona central todavía verde y aparecerán manchas de color marrón óxido en las hojas más viejas que estarán necesitadas de magnesio. Si el problema no se corrige, las hojas comenzarán a morir por completo y a caerse.

Además, el Magnesio también puede influir en el sistema radicular, disminuyendo su capacidad de absorción.

¿Por qué se producen las carencias de Ca/Mg y cómo las podemos solucionar?

Cuando ponemos mucho empeño y recursos en el cultivo de una planta y esta comienza a mostrar problemas de lo que parecen carencias, lo primero que solemos pensar es que debemos añadir más de algo para solucionar ese problema.

Pero la realidad es que esto no siempre es cierto y las carencias de calcio y magnesio no siempre están causadas por la falta del elemento en cuestión. Hay otros factores que tienen un efecto muy importante en la absorción de los nutrientes, como el tipo de agua que usamos, la acidez del sustrato o la temperatura a la que se encuentra.

Las carencias también pueden aparecer a causa de un uso incorrecto de suplementos o por falta de una dosis adecuada de suplementos en el uso de sistemas hidropónicos.

El calcio puede bloquearse con facilidad y el uso de estos elementos en un sustrato tipo Light o Coco es extremadamente esencial.

Tipo de agua

Si nos encontramos con los síntomas anteriormente descritos, lo primero que debemos evaluar es el tipo y calidad del agua que usamos para regar.

El calcio y el magnesio son los minerales más abundantes en el agua del grifo y tienen una influencia en el valor final de EC del agua.

El agua blanda tiene una EC de 0.2 o menos y no contiene mucho calcio y magnesio. Consideramos que un agua es dura cuando tiene una EC de 0.8 o más. Este tipo de agua se suele encontrar en las zonas donde el clima tiene como elementos dominantes el viento y el agua marina. En estos lugares encontramos niveles más altos de calcio y magnesio. Como regla general, si estás cultivando en una zona de agua dura, no será necesario usar un suplemento de calcio y magnesio, a menos que la planta muestre señales de carencias.

Si usamos agua de osmosis inversa, agua destilada o agua de lluvia, ya sabemos que partimos de una EC de 0.0 o casi. Es decir, sabemos que esta agua no tiene ningún contenido de sales y debemos prepararla antes de dársela a las plantas.

La solución: Preparar el agua de riego con un suplemento de calcio y magnesio como el Calmag de Biobizz hasta alcanzar una EC de 0.2 – 0.4, dependiendo del estilo de cada profesional. Después podemos añadir el resto de nutrientes para asegurar el correcto aporte de todos los elementos.

Acidez o alcalinidad del sustrato

En muchos casos, las carencias no se deben a que no hay suficiente calcio o magnesio en el sustrato, sino que el entorno de las raíces es demasiado ácido o demasiado alcalino y esto no permite la absorción de nutrientes por parte de la planta.

¿Cómo saber si mi planta tiene una carencia o un exceso de calcio o magnesio? 

La solución: Regular cada vez el pH de la mezcla de nutrientes justo antes de regar las plantas y asegurarse de que el pH está dentro del rango óptimo de 6.2-6.5. Regular el pH de manera orgánica nos garantizará un ecosistema sano dentro del sustrato, lo cual se traduce en mejor disponibilidad de los nutrientes y plantas más sanas y productivas.

Temperatura y humedad de las raíces

Una temperatura demasiado alta o baja en la zona de las raíces puede bloquear por completo la absorción de nutrientes por parte de la planta. Este es un factor en el que no muchos cultivadores reparan cuando intentan descubrir por qué sus plantas muestran carencias, pero que tiene muy fácil solución.

Por otra parte, demasiada humedad en el sustrato también causa el bloqueo de la asimilación del calcio y el magnesio (y otros nutrientes). Es fácil dejarse llevar por la noción de que regar más es mejor, pero esto no siempre es cierto y en ocasiones puede crear un problema incluso más grave, si no hay un buen drenaje. Además, demasiado drenaje y mucho riego implica pérdida constante de nutrientes y elementos del sustrato o medio de cultivo.

La solución: Asegurarse de que el sustrato está a una temperatura templada, entre 20ºC y 25ºC y de que espaciamos los riegos de tal manera que dejamos que el sustrato se seque por completo antes de volver a regar.

Verdadera necesidad de calcio y magnesio

Si hemos descartado todas las causas anteriormente mencionadas y nuestra planta todavía muestra señales de necesitar más calcio, más magnesio, o ambos, entonces es posible que verdaderamente falten los elementos en el sustrato.

Sabemos que algunas variedades y genéticas son más exigentes con estos elementos y los requieren en cantidades más elevadas. Además, debemos tener en cuenta que las plantas son seres vivos, y cada una de ellas tiene necesidades diferentes.

La solución: Usar un suplemento de calcio y magnesio natural que incorporaremos al plan de nutrición de la planta. El Calmag de Biobizz es un producto natural, certificado y muy simple de usar en cada riego.

Calmag de Biobizz

Algunas soluciones de calcio y magnesio comerciales contienen una concentración de nitrógeno que, usados junto con fertilizantes, pueden causar una sobrefertilización durante la floración.

Para evitar este problema, Biobizz ha creado un suplemento de calcio y magnesio a base de ácidos húmicos, que ayudan a la asimilación del Ca y el Mg y hacen que el producto final sea muy estable sin alterar los NPK del programa de nutrición elegido por el profesional.

Los cultivadores que busquen un suplemento de Ca/Mg natural encontrarán en Biobizz Calmag la elección perfecta para evitar materias primas sintéticas y continuar cultivando en sistemas hidropónicos o sustratos Light·Mix o Coco·Mix que requieren un extra de calcio y magnesio.

Biobizz Calmag puede usarse en conjunto con el resto de la gama Biobizz en cada riego. Es apto para uso en sustrato, coco y sistemas hidropónicos, lo cual lo convierte en un producto muy versátil que no puede faltar en el armario de cultivo de ningún grower que aspire a obtener una buena cosecha después de su inversión y meses de esfuerzo.