Pasar al contenido principal

Albert Pla y la gilipollez de la gente

Albert Pla
Foto: Jerónimo Álvarez

Lleva tres décadas dando el cante, y sigue haciendo canciones buenas y espectáculos insólitos. Habla poco y cuando dice algo la lía. Va a su rollo y, sin embargo, o quizás por eso, sus intervenciones en esto que llamamos España, un país, como cualquier otro, lleno de hipocresía, resultan siempre refrescantes. Lo penúltimo fue una carta de defensa dirigida a Albert Rivera, revolviéndose contra el intento de veto por parte de Ciudadanos de su concierto en Oviedo.

Una antigua novia de sus años mozos me contó que Albert vive con su mujer y sus dos hijos pequeños en una casa maravillosa entre dos montañas en Girona, donde hasta le cabe una piscina de medidas olímpicas. También me reveló que fue nada menos que subcampeón europeo de natación juvenil y que desde su primera actuación, frente a los bomberos de Sabadell, ya estaba fijada su personalidad artística, tan brillante como desconcertante. En sus primeros temas ya seguía el tirón de sus desviaciones, le cantaba a la playa, al suicidio vocacional, al crimen amoroso; se metía en la piel de un violador, en la del hombre que roba las novias o en la de un hijo que quiere ser torero.

Hace tres años le dio un infarto, pero si le preguntas por la cercanía a la muerte te asegura que en nada le ha influido: “No me noto nada cambiado”, me dice; si le insistes acerca del paso del tiempo en su perspectiva a la hora de componer o de ver el mundo, simplemente te reconoce que “te vas haciendo mayor, que ya no eres el joven de la mesa”. Tiene cincuenta años y es posible que parte de su encanto resida en haber sido fiel a lo que siempre fue: un raro en un mundo raro. En cualquier caso, en las tres décadas que han pasado desde aquella primera actuación frente a los atónitos bomberos hasta la última a los pies del Guernica, Albert Pla sigue manteniendo el misterio, un signo inequívoco de grandeza artística.

Estoy sentado con él en una mesa de la sala Galileo, en Madrid, una hora antes de que comience, armado con su guitarra, uno de sus desconciertos en solitario. Empieza la conversación renuente y se va animando. La mayoría de sus afirmaciones las termina riendo, como quitándole importancia a la gravedad de la realidad que nos rodea.

Me da la impresión de que en esta entrevista me va a tocar hablar más a mí que a ti. Tu laconismo tiene fama.

No soy muy hablador, no.

Sin embargo, siempre has usado los medios de forma ejemplar. El manejo del escándalo y la provocación te ha dado un espacio en los medios y te ha permitido conectar con tu público.

Nunca intenté provocar nada. Más bien hablo poco…, y cuando hablas la cagas. Quiero decir, a veces te meten en asuntos que no te incumben o te preguntan qué opinas de Chenoa o de otras chorradas, y tú te ves obligado a contestar.

Vivo ajeno totalmente a las ilusiones colectivas. Siempre he pensado que con más de seis personas en mi furgoneta todo empieza a ir mal

Cuando se habla del régimen del 78, del espíritu de la transición, se habla de un estado mental con obsesiones, consensos y algunos temas prohibidos. Escuchando tu cancionero parece que durante años te has dedicado a romper el consenso y a cantarle a todo aquello de lo que no se podía hablar: terrorismo, nacionalismo, sexo, drogas, etc. ¿Lo proscrito te inspira?

No especialmente, no. He hecho canciones de amor y sí que noto que la gente si hablas de sexo se fija más. Se fija más si matas a un policía en vez de a un macarra. Si te cagas en el rey que en el vecino. Pero son sutilezas de la sociedad y del momento de cada cual.

¿Qué te inquieta para convertirlo en canción?

A mí se me ocurre.

Pero no todo será una ocurrencia, ¿no? Descendiendo a lo concreto: en “La dejo o no la dejo”, una canción muy inteligente que juega con mucha gracia con el conflicto entre lo individual y lo colectivo, eliges como narrador de la historia al novio de una terrorista. Parece que cuando no se puede hablar de una cosa se te afila el colmillo y sacas lo mejor de ti. ¿No encuentras una especial excitación en decir lo que no se debe decir?

No. Es que no sé lo que no se debe decir, nunca lo he sabido. Con “La platja”, la primera canción que hice, ya me di cuenta de que a la mayoría no le gustaba. Desde el principio sabía que un montón de gente no entendía ni papa, ni le interesaba lo que yo hacía; y a otros sí. Y ya está. No es premeditado. Mira, hoy pasaba por al lado del acuario y se me ocurrió pensar: “Estoy sentado a menos de cien metros de un tiburón”. A veces estamos viviendo a cincuenta metros de un hipopótamo, pero no reparamos en ello. Hay muchas cosas que se te ocurren; unas las puedes hacer como canción, otras las tienes como ideas y las conviertes en espectáculo. Y de las mil ochocientas ocurrencias que tienes haces cuatro. Después, dependen del sitio y del momento hay cosas que cobran importancia o pasan desapercibidas. No es lo mismo cantar aquí en la Galileo que en un descampado delante de diez mil tíos; tienes que asumir el formato en el que te estás comunicando.

Albert Pla
Fotos: Jorge Fuembuena

Tú siempre has jugado a darle la vuelta a las cosas, a cambiar el formato de lo previsible. Te conviertes en cantautor a finales de los ochenta, cuando la idea de cantautor estaba emparejada a la autenticidad, y apareces cantando de forma impostada con tu particular voz de niño perverso.

A mí siempre me ha parecido que la gente me escuchaba más cuanto más flojo cantaba.

Pero eres consciente de que tu personalidad vocal se basa en un artificio, de que no estás cantando de una manera normal, ¿no?

Yo canto así. Me pongo a cantar y canto así. Para mí no es artificial, para mí es mi voz.

Para mí que la escucho es como la voz de un niño, o a ratos la de un viejo verde, que imita a una cantante yeyé.

Tengo voz de maricón, ¿qué quieres que te diga? Cada uno tiene su voz. No hago barítono porque no sabría. No intento impostar. Es la voz con la que yo me siento más cómodo cantando; podría cantar horas y horas seguidas con esta voz. He visto, sí, que cuando me intentan imitar los imitadores ponen voz de niño.

En las mujeres es más habitual eso de cantar como niñas, en hombres eres tú la excepción. ¿Qué opinas tú de las mujeres que cantan como niñas mimosas?

Que hagan lo que les dé la gana. Se deben sentir bien ahí, no sé. ¿Qué voy a decir yo? Hay casos curiosos como el de Tom Waits o Joaquín Sabina, que impostan su voz porque no les gusta la que tienen. No entiendo que a la gente le pueda gustar un cantante que no le gusta su voz. Tampoco lo veo mal, ¿eh? Pero sí que me parece raro. Que los demás canten con su voz no me lo parece tanto.

La censura siempre está

¿Con la canción de “La dejo o no la dejo” hubo censura o solo una sugerencia de la discográfica que retrasó su grabación?

Tanto en la canción de “Carta al rey Melchor” como en “La dejo o no la dejo”, la discográfica no las sacó porque consultaron a un abogado. Había una sentencia; si decías eso, te metían unos años en la cárcel, tanto a mí como a la editora. Por apología del terrorismo… No sé exactamente. Luego las grabé. En “La carta al rey Melchor” cambié cosas. En la grabación es muy gracioso porque cambian cosas; el título, por ejemplo [al parecer el título original era “Carta al rey”]. También tuvimos que quitar la palabra “infanta”, y “me cago en las banderas putas” y “en las patrias sucias”, o algo así. Y en la de “La dejo o no la dejo” tuvimos que sacar una parte que era intolerable para ellos. Había una frase en la que el tío decía que estaba celoso porque sabía que en las comisarías violaban y torturaban a las tías. No estaba demostrado que se torturara en las comisarías, por lo tanto, si lo decías te metían un paquete de aúpa.

Y lo tuviste que quitar.

Sí, pero en directo siempre se cantó. La censura siempre está. Si te cagas en España, si dices “Me cago en España” o que “es una mierda este puto país de los cojones”, ya sabes que te vas a quedar sin teatros. Pero bueno, tampoco los tenías antes. Vas perdiendo público que no tenías, ¿sabes? Y si haces una peli y te ponen pitos, pues te jodes; pero eso pasa constantemente. Al libro de La España de mierda le han cambiado el título en Argentina.

¿Y qué nuevo título le han puesto?

La odisea de los hombres buenos, agárrate. Y le han cambiado la portada.

¿Ya no hay zurullos en la portada?

No hay ni bandera… Ya lo sabes, ya sabes que vives en el váter, ¿no? Pasillo y ahí a la izquierda. Ellos tienen la sala, tienen el bar donde venden las cervezas y las drogas y ponen a la gente a bailar. A veces se les estropean los bafles y nos oyen a nosotros que estamos en el váter: “Me cago en tu puta madre y me cagó en tu puta madre”, “Hostia, perdón, pensaba que no te enterarías. Pensaba que como me has ninguneado tanto no me estabas escuchando, que te habías conseguido aislar de mí”.

Las ilusiones colectivas

"No me gusta la importancia que tienen la monarquía y los curas en la historia de este país. Y lo que me parece más mierdoso aún es que además tengamos que estar orgullosos"

¿Por qué piensas que España es un país de mierda?

¿Yo? No lo sé. ¿Qué quieres que te diga? ¿Qué no me gusta el rey, ni el anterior ni el otro? ¿Ni el presidente que hay ahora, ni todos sus ministros? ¿Ni ningún tío de ningún partido? ¿Ni me gusta cómo se manejan la economía, la educación, la sanidad y lo demás en este puto país de mierda? No me gusta la importancia que tienen la monarquía y los curas en la historia de este país. Y lo que me parece más mierdoso aún es que además tengamos que estar orgullosos. O sea, no, no estoy orgulloso, me parece que es una puta mierda. Y ya está. No me refiero a la tierra sino al país. Si tú a este trozo de tierra de aquí lo quieres llamar España, te digo que es una puta mierda.

¿Te entusiasman los movimientos independentistas de Cataluña?

¿Cómo me va a entusiasmar eso? Vivo ajeno a eso.

¿Es posible vivir al margen de las ilusiones colectivas?

Vivo ajeno totalmente a las ilusiones colectivas. Siempre he pensado que con más de seis personas en mi furgoneta todo empieza a ir mal. Entiendo que una gente viviendo en una ciudad de mierda como Madrid se lleve mal, esté de mala hostia y no sea feliz. Como también puedo entender que haya gente que sea feliz, pero entiendo que haya mucha gente que se sienta desdichada viviendo en ciudades como esta, sintiéndose a merced de estas cosas que salen por la tele y los periódicos, entiendo que la gente se vuelva tarumba y diga “me cago en Dios”.

Hace dos años, cuando todavía para muchos parecía que era posible arreglar España, no dudaste en disparar contra la supuesta alternativa diciendo que matarías a los nuevos políticos antes de que empezaran a hacer daño. En plena explosión de recambio democrático presumías de no votar nunca. ¿Te parece un cuento la democracia representativa?

A mí me parece muy bien que a los de Podemos y a los de la CUP les vaya bien. Estoy seguro que hace diez años los dirigentes de Podemos y la CUP cobraban menos de lo que cobran ahora. Su estrato social ahora es otro y les felicito. Hay diez parados menos, o setenta, no sé cuántos serán ni cómo mierda se organizan. Pero mira, hay cien personas más ahí viviendo de puta madre; y además sin corbata. Me parece cojonudo, has marcado un buen gol, pero a mí no me metas.

En el programa Carta blanca que hizo Escohotado tú eras uno de los invitados. Recuerdo que él te preguntó si tú te considerabas gente y le dijiste que sí. Sin embargo, tu obra y tu personaje hacen bandera de una individualidad insobornable, buscando diferenciarse de lo colectivo, mostrando extrañeza hacia eso que llamamos gente.

Mira, yo a Escohotado no le he oído una palabra sensata en su vida. Considero que siempre ha dicho y escrito gilipolleces. Es lo que en mi casa llamaríamos un fantasma. Así que cuando hablas con él es lógico que te salgan gilipolleces. No sé ni lo que dije.

Albert Pla bajo el agua
Foto: David Ruano

Llevas treinta años componiendo canciones, ¿no te sientes cansado?

No. A mí me gusta mucho hacer canciones. Desde hace unos años más que escribir canciones me gusta hacer espectáculos. Venir con la guitarra, “hey, ¿qué tal estáis?”, y depende de cómo está el ambiente cantas una o cantas otra. Si hago Guerra me gusta más hacer lo previsto, las canciones que he compuesto pensando en el escenario, en la dramaturgia, en los huecos que hay que llenar en un espectáculo de hora y media, con el reto de encontrar nuevas formas de contar películas o lo que sea.

Albert Pla, Fermín Muguruza y Refree haciendo un musical, ¿compusisteis juntos las canciones de Guerra?

Yo hice las canciones de mi parte y Muguruza las de la suya. Refree hizo la música de la obra y los arreglos. Entre los tres, junto con el equipo de vídeo y el director, lo hemos ido haciendo todo. Ha sido un espectáculo cooperativo. Eso le gusta mucho a Fermín: la asamblea.

¿Cómo te llevas con el espíritu militante de Fermín?

Me llevo fatal. Voy a los gaztetxes y a las asociaciones estas de cannabis, a las de Podemos, a las de la CUP, a las cooperativas, y digo, joder, es que el enemigo es muy poco poderoso. Porque tú puedes ser todo lo izquierdista que seas y todo lo populista, pero eres un gilipollas. Eres un gilipollas por mucho que tengas una smart shop, ¿sabes lo que quiero decir? Aunque escribas en Cáñamo eres un gilipollas. Eso no te salva de ser un gilipollas. Y eso en el fondo es lo que yo veo de las personas. Siendo un enemigo tan poco poderoso es muy fácil que te vacilen de esta manera. Estos movimientos asamblearios de mierda, casas okupas… ¡Vaya gilipollez!

¿Y cómo deberían ser?

Pues no sé, es que no sé. La cosa social… yo creo que la gente en principio es mala, es un virus. No solo los españoles. Cuando se juntan muchos, mal. De ahí no salimos. Entonces, puedo ser muy facha y muy gilipollas, o no ser nada facha y ser un gilipollas también… Como si eres gay, lesbiana o negro, eres un gilipollas. Como si eres palestino, ¿qué culpa tengo yo de que seas un mierda, aunque seas palestino? Pues chico…

Mucha democracia en las urnas, pero ¿y en la Iglesia, en los jueces, en las escuelas, en las familias y en el trabajo? Y el equipo de fútbol siempre con un entrenador fuerte, un líder, que dice lo que hay que hacer. La gente para mí es gilipollas

Entonces estas ideas de emancipación colectiva, ¿crees que son una caja de resonancia de la egolatría de individuos concretos que son gilipollas?

Sí, creo que sí. En las elecciones democráticas estas que dicen que hay, la gente va a votar por su interés personal. Le suda la polla la sociedad, cada uno va a lo suyo y vota por su interés personal. Mucha democracia en las urnas, pero ¿y en la Iglesia, en los jueces, en las escuelas, en las familias y en el trabajo? Y el equipo de fútbol siempre con un entrenador fuerte, un líder, que dice lo que hay que hacer. Son gilipollas, la gente para mí es gilipollas. Quiero decir, cuando alguien intenta convencerme de lo de la ilusión colectiva, pienso: “¿estás hablando de ti o qué?”. Porque si estás esperando a cobrar la herencia, a que te caiga el pisito, ¿qué me cuentas entonces de estos rollitos? Estoy en una edad en la que he visto casarse a la gente, divorciarse y ahora llega el momento de que se mueran los padres de mis amigos y te das cuenta de por qué tanto gilipollas en el mundo. Decías, ¿cómo hace este tonto para vivir si no hace nada? Ah, claro, estaba esperando que se muriera papá para cobrar el piso en Madrid, la casita en Palamós, los cien mil eurillos… O sea, ¡me cago en Dios!, ya sé de qué has vivido siempre. La gente muy antimonárquica pero la herencia de mi papá para mí, que soy su hijo… O sea, que estás en contra del rey pero lo de tu papá para ti, ¿no? ¿Y yo me jodo? Entonces, el papá del rey es más espabilado que el tuyo, así que te jodes.

Lo que me suena raro es la pasión iracunda con la que acompañas el diagnóstico. Lo normal sería que después de tanto tiempo pasaras del tema, pero te sigue enervando hasta el punto de seguir componiendo canciones y espectáculos sobre el asunto. El bufón en tu caso no abandona la corte. Quiero decir que no estás de acuerdo con las posibles soluciones, pero al menos la crítica al problema te mola.

Yo hablo de cosas que se me ocurren. No pretendo cambiar nada ni analizar una situación. Y si alguna vez se me oye hablar de política es porque me han insistido mogollón en que diga qué pienso de tal o cual. Es como si ahora me preguntan por la selección española en el Europeo. Pues yo qué sé. Al final dices: “¡Que se vaya a la mierda la selección!”, como si yo le diera mucha importancia cuando no sigo las noticias, no sé quién es el ministro de Economía ni los ministros catalanes, no leo periódicos ni veo la tele ni escucho la radio, me entero que ayer mataron a no sé cuántos porque me lo cuenta un colega.

Un español a su pesar a los pies del Guernica

Albert Pla (Sabadell, 1966) ha grabado doce discos, entre ellos los míticos No solo de rumba vive el hombre, Supone Fonollosa, Cançons d’amor i droga
o La diferencia. Su extraño magnetismo ha dejado huella también en el cine, en Airbag con aquella actuación parroquial del “Soy rebelde” de Jeanette, por ejemplo, o en películas más experimentales a las órdenes de Albert Serra, Isaki Lacuesta o Joaquim Jordà. En el teatro, tuvo un gran éxito en el papel de Caracuero, interpretando las horas finales de un performer que sierra en mano imitaba al protagonista de La matanza de Texas hasta que la policía lo mató a tiros por error. El año pasado estuvo liado en un musical, Guerra, con Fermín Muguruza y Refree como compañeros.

Las historias de Albert Pla son siempre inquietantes, en el amor y en la guerra, incluso cuando se dedica a retratar el hastío cotidiano. Para añadir más varillas al abanico, ahora le ha dado por la novela, aunque a juzgar por la que publicó hace dos años, España de mierda, con su título compuesto a base de zurullos en la portada, todavía le queda un poco de rodaje para alcanzar la maestría de sus mejores canciones. Son géneros distintos, la canción y la novela, y sobre el papel y en prosa las ocurrencias del de Sabadell pierden pegada. Lo cual tampoco empequeñece el genio de este artista impar capaz incluso de dotar de sentido iniciativas previsibles de la industria cultural como la de celebrar los ochenta años del Guernica. Radio 3 llamó a un plantel de artistas patrios para cantar delante de la obra de Picasso y con Albert Pla se produjo el milagro: el Guernica, tan reproducido que aburre, cobró relieve frente al desconcierto bufonesco de Albert y tres de sus grandes canciones. Esta fue su última gran actuación, frente al Guernica y frente a los medios (se puede ver en la web de TVE). Fue a finales de mayo, en apenas seis minutos, como haciéndose el tonto, primero recordó nuestra condición de bombardeados por el poder, en la magnífica “Están cayendo bombas en Madrid”; después retrató la extrañeza contemporánea del arte y del sujeto adaptando su tema “Raro” al cuadro de Picasso y al entorno del museo Reina Sofía que lo acoge, para, al final, terminar con la revelación de que en este mundo de posverdad y masificación individualista “Todo es mentira”; incluso él, dice en esa canción, es también un poquito mentiroso.

Su desprecio hacia España lo convierte paradójicamente en una figura españolísima, uno más en la lista de heterodoxos que son españoles sin ganas pero que no dejan de luchar contra las supersticiones y la idiotez de esta piel de toro. Su canción más popular es “El lado más bestia de la vida”, la versión que hizo del clásico de Lou Reed. A veces pienso que, de haber nacido en España, un país donde el esperpento de Valle Inclán sigue mandado, Lou Reed sería como Albert Pla. Se lo pregunto y me contesta riendo que no sabe, “no le conozco tanto para saber qué hubiera hecho”. De nada sirve intentar saber sus gustos musicales, dice que no le gusta nadie en general: “Voy a ver un concierto o una obra de teatro y me quedo la hora y media del bolo viendo cómo se enciende y se apaga el foco azul, o cómo mueve las manos la actriz, o cómo hacen el cambio de escenografía”. Albert Pla siempre dice que no tiene ni idea, pero se ríe como los que saben demasiado y canta como los que todavía se asombran con las mentiras del mundo.

Drogas variadas y vida sana

Eres el cantautor que más le ha cantado a las drogas, ¿qué te inspira de ellas?

Ahora ya nada. Ya no me drogo, y antes, no sé, eran momentos. Siempre pensé que lo de la droga era una cosa muy personal.

Sin embargo, en tus canciones hay camellos y sustancias explícitamente citadas; tu novela está llena de drogas… No es solo un elemento más del paisaje. Hablas mucho de ello, no en términos sociológicos, pero sí costumbristas. Siempre hay de por medio alguna droga.

Siempre no. He hecho alguna canción divertida sobre droga y muchas canciones bajo los efectos de las drogas también.

¿Qué me dices de la marihuana?

La marihuana siempre ha sido la más simpática de todas. Todavía sigo fumando algo de marihuana. Es lo único que hago, de hecho. Está bien la marihuana. Te hace pensar, te hace sentir cosas guapas. Me ha dado algunas ideas, pero también me ha provocado momentos de pereza. Eso de “bueno, va, me fumo un porro”, y luego igual no hago lo que tenía que hacer. Eso nunca me ha gustado de las drogas en general, esas pérdidas de tiempo absurdas. A lo mejor si hubiera sido más activo físicamente… Es que, no sé qué hablar de las drogas, porque si con las otras cosas cambio de opinión muy a menudo, con las drogas más. Creo que es una cosa muy personal, que no se puede generalizar. Hay gente a la que le van muy bien y gente a la que le van muy mal; hay gente a la que no le interesan lo más mínimo y que no las necesita para nada. Hay gente a la que le sientan de una manera o de otra.

¿Y la cocaína?

La cocaína dejó de gustarme. No me gusta la gente que va de cocaína. No me mola la ansiedad, no.

¿Y los opiáceos?, ¿la heroína, por ejemplo?

La heroína está bien, pero es muy fuerte. No está bien conducida socialmente y se vuelve peligrosa. Te aísla mucho. Tiene mucho rechazo social y es demasiado fuerte. La cocaína también. Son drogas demasiado fuertes. Para mí, ¿eh? Es una putada porque te descuidas y puedes estar todo el día tomando. Así como te tomas un tripi y, bueno, estás con el tripi…

…pero no se te ocurre tomarte al día siguiente otro.

Exacto. Y cuando te lo tomas te preparas un poco. Al final acabé tomando drogas de preparación. De estar por la droga.

¿Hablas de excursiones concretas, de planificar puntualmente la experiencia?

Sí, por las drogas, de buscar el momento.

Albert Pla
Foto: Jerónimo Álvarez

Me comentó Javier Krahe que a ti la ayahuasca te había venido bien para deshabituarte de otras drogas.

Ayahuasca tome mucha. Tuve una novia chamana y estuve unos años tomando. Es una droga que está bien. A mí me gustó.

¿Te la tomaste con el objetivo de deshabituarte de otro tipo de drogas o como un viaje iniciático?

No sé, buscaba una droga definitiva. Y la encontré en la ayahuasca. Luego me di cuenta de que no era la droga sino la manera en que te predisponías tú a aceptar lo que ibas a hacer.

Tuviste un infarto hace tres años, ¿eso te empujó a la vida sana?

No, ya lo había dejado antes. Pero sí. No es que haga vida sana, es que antes necesitaba una vez al mes que se me girara la bola y ahora ya no.

¿Y dónde encuentras ahora escape o consuelo?

En lo mismo que antes, en la creatividad. En hacer cosas. Suena ridículo, pero me lo paso muy bien haciendo cosas cuando se me ocurren. Cuanto más tiempo tenga para ello, mejor. Ahora aprovecho mucho más el tiempo.

Contenido relacionado

El cameo de Snoop Dogg en un vídeo del artista francés Rilès

El cameo de Snoop Dogg en un vídeo del artista francés Rilès

Plantación Alicante

Hilo musical para hacer felices a tus plantas

Entrevista a Yerko, piloto de moto Enduro

5 canciones sobre marihuana para pasar la tarde de verano

5 canciones sobre marihuana para pasar la tarde de verano

Actuación de Deluxe

Expogrow abre la temporada

Estilos musicales para escuchar mientras estás volado

Estilos musicales para escuchar mientras estás volado

Yung Beef y el porro que casi se fuma en La Resistencia

Yung Beef y el porro que casi se fuma en La Resistencia

Los discos que más weed necesitaron para hacerse

Los discos que más weed necesitaron para hacerse

Nos vamos al Viña Rock con MarihuanaTV

El freestyle de Wiz Khalifa para el 420

Nº 255 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo