Pasar al contenido principal

Mujeres en el cannabis

La desigualdad de género en el sector cannábico español

Mujeres en el cannabis
Patty Amiguet, Presidenta de la CatFAC, y Anna Obradors
Compartir:

La desigualdad de género atraviesa el sector y los movimientos sociales cannábicos de la misma forma en que atraviesa nuestra sociedad, nuestros cuerpos y nuestras maneras de ser, estar y entender el mundo. El feminismo trata de mejorar la igualdad entre hombres y mujeres, poniendo de relieve las situaciones de discriminación, segregación y exclusión social por razón de género. El feminismo cannábico poco a poco se va consolidando como reivindicación y perspectiva dentro del sector.

Desde la experiencia compartida de muchas compañeras, a pesar de los cambios y los muchos matices que se van introduciendo en el sector (por ejemplo, en la utilización del cuerpo de la mujer como reclamo comercial), existe la percepción de que las mujeres seguimos siendo minoría en este mundillo. Sin embargo, no podemos olvidar que el propio consumo de cannabis recibe una penalización social mucho mayor cuando sus protagonistas son las mujeres, y más aún cuanto más cerca están estas del cumplimiento del rol reproductivo y de cuidados que la sociedad espera de ellas. Cuanto más se aparta una mujer de las funciones que socialmente se le atribuyen por razón de género, mayor es el estigma al que se expone y mayor es la invisibilidad con que se acaban recubriendo ciertas prácticas y usos que, aunque comunes en la esfera de lo íntimo y personal, no se exhiben públicamente por conllevar una mayor estigmatización y rechazo social.

El cannábico ha sido tradicionalmente un sector de actividad económica masculinizado y androcéntrico, donde la presencia de las mujeres ha sido, sobre todo, poco visible. Si bien es cierto que en los últimos años y sobre todo desde marzo del 2016 a esta parte asistimos a una mayor visualización de las mujeres en el ámbito del cannabis, también lo es que nos queda mucho por recorrer como profesionales en la industria del cannabis e incluso como simples usuarias de esta planta.

Doble estigma: como cannábica y como mujer

Como empresarias, investigadoras, trabajadoras, activistas o usuarias, las mujeres vinculadas al cannabis seguimos representando una minoría dentro del sector. Si nos preguntamos el porqué de esta circunstancia, probablemente hallaremos unos cuantos estudios que avalan esta explicación: las mujeres, en el ámbito de las drogas, y el cannabis con sus diferencias no escapa de ello, son sujetos de doble estigmatización social, por su condición de mujeres y por su vinculación con una sustancia que tiene un estatus de ilegalidad. Cuando ambos prejuicios se combinan, el resultado deriva en una presión social mucho mayor sobre el uso o la vinculación de las mujeres con el cannabis que la que puedan experimentar sus compañeros.

Evidentemente, el prejuicio social y la inseguridad jurídica que rodea el cannabis afecta a todos, hombres y mujeres. Sin embargo, estas últimas, por su condición de mujeres, se ven doblemente afectadas por dichos prejuicios, que recaen con mucha más fuerza sobre ellas, especialmente en determinadas etapas vitales: las más ligadas a las funciones reproductiva y del cuidado. Así, por ejemplo, en las etapas de gestación y crianza, la utilización de cannabis entre las mujeres recibe una penalización social redoblada respecto a la que hubiesen podido experimentar estas mismas usuarias en otros momentos vitales. Ser mujer y estar vinculada al cannabis en España sigue sin ser tarea fácil. Ser mujer y estar vinculada al mundo del cannabis en España es aún hoy verse sometida a un doble prejuicio: como cannábica y como mujer. Sufrir una mayor vulnerabilidad ante el acoso o el menosprecio, simplemente por hallarte “fuera de lugar” como mujer. Ello ha llevado a la invisibilidad de muchas, bajo la presión social de no mostrarse como consumidoras, cultivadoras, empresarias… De no verse, en definitiva, públicamente involucradas con este sector, evitando una reprobación social mucho mayor de la que reciben sus compañeros. Cualquiera de las implicadas sabe que la defensa de su actividad, de su consumo, de sus conocimientos en la materia a menudo deben ser doblemente probados ante el resto de compañeros/as, clientes/as, usuarios/as, y que el hecho de ser mujeres las ha situado en posiciones de desventaja.

Desde iniciativas como Mujeres Cannábicas queremos contribuir a ser voceras del necesario empuje de los discursos femeninos y feministas que buscan incorporar una mirada de igualdad y reconocimiento de las mujeres dentro del sector. Así, pensamos que hacer visibles estas desigualdades es un primer paso irrenunciable para reducirlas. Con ello también estamos convencidas de que si bien el empoderamiento de las mujeres es fundamental, esta tarea requiere necesariamente de toda la complicidad, el apoyo y las prácticas de los hombres.

Mujeres cannábicas el 8 de marzo
Grupo de mujeres cannábicas celebrando el 8 de marzo

Un cuestionario en la Spannabis

Con esta llana (y sana) intención de explorar territorios aún poco (re)conocidos en relación con la desigualdad de género en el sector cannábico español, la plataforma Mujeres Cannábicas distribuyó un pequeño cuestionario entre más de cien exhibidores en el marco de la Spannabis 2017. Como experiencia pionera, realizada con medios absolutamente precarios y con la sola intención de hacer visible un ejercicio a modo de prueba sin representatividad alguna, quisimos de algún modo contrastar algunas percepciones sobre la presencia y la posición predominante de las mujeres en el sector. Evidentemente, los resultados obtenidos entonces con estos no pueden entenderse de ningún modo como representativos del conjunto del sector. Para ello sería necesaria la elaboración de un muestreo estadístico, un diseño de cuestionario más amplio, un canal estable de participación… Sin embargo, vistos con cierta perspectiva, sí nos parece que pueden representar una modesta aproximación para determinar cuáles son las tendencias predominantes en el sector en este momento.

En total se pudieron recoger cincuenta y siete cuestionarios, sobre los que pudimos extraer datos interesantes sobre la paridad entre hombres y mujeres en la organización interna de las entidades entrevistadas (empresas y asociaciones) en su dirección y en la contratación que realizaron en el marco de esta feria. Es relevante destacar que tan solo un 17,5% de las entidades tenían un 50% o más de mujeres en el equipo directivo y, entre todas ellas, solo encontramos dos (un 3,5% del total) que estuvieran dirigidas exclusivamente por mujeres. La paridad, pues, no apareció como una tendencia clara entre los cincuenta y siete encuestados. Frente a ese 3,5% de empresas dirigidas exclusivamente por mujeres, encontramos un 38,6% que lo fueran solo por hombres. Por otra parte, en relación con las plantillas de trabajo, entre los que tenían plantilla fija contratada en el momento de la encuesta, el 28,1% contaban con una plantilla paritaria o integrada mayoritariamente por mujeres. A la vez, casi el 16% no tenían ninguna mujer en plantilla. Finalmente, solamente un 14% de las encuestadas resultaron paritarias tanto en la dirección como en la plantilla. Este resultado contrastó con el porcentaje de aquellas sin ninguna presencia femenina: un 10% de los casos. Yendo un poco más allá, también se preguntó por la contratación de personal para la feria. Entre los que lo hicieron –algo más del 50% de la muestra–, un 22% solamente lo hicieron con mujeres. En contraste, solo un 6% contrató únicamente hombres, y tan solo un 13% de las empresas y entidades entrevistadas contrataron para trabajar en la feria de forma paritaria tanto mujeres como hombres.

Todo ello indica que, en relación con este aspecto, el sector no es muy diferente de otros: el liderazgo de las mujeres es minoritario. Evidentemente, el emprendimiento femenino existe, pero igual que en otros sectores dista aún mucho de estar al mismo nivel que el masculino. Es más necesario que nunca seguir creando espacios, discursos y propuestas inclusivas en el sector. Abrirse a nuevas posibilidades de crecimiento y desarrollo, fortaleciendo el empoderamiento de las mujeres del cannabis. El desarrollo de la industria hacia nuevos frentes y el fortalecimiento de los movimientos sociales y políticos cannábicos dependen de ello.

Mujeres cannábicas
Momentos de alegría celebrando el 8 de marzo en el Hemp Museum de Barcelona, después de la lectura del manifiesto de la mujeres antiprohibicionistas.
Mujeres antiprohibicionistas
Momentos de alegría celebrando el 8 de marzo en el Hemp Museum de Barcelona, después de la lectura del manifiesto de la mujeres antiprohibicionistas.
Mujeres antiprohibicionistas.
Momentos de alegría celebrando el 8 de marzo en el Hemp Museum de Barcelona, después de la lectura del manifiesto de la mujeres antiprohibicionistas.
Mujeres cannábicas
Mujeres antiprohibicionistas
Mujeres antiprohibicionistas.

Manifiesto de las mujeres antiprohibicionistas

Hoy, 8 de marzo de 2018, Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras, la Red Estatal de Mujeres Antiprohibicionistas en materia de drogas (REMA), formada por los tres proyectos, Muyeres y Cannabis, Mujeres Cannábicas y Metzineres, queremos unirnos a las reivindicaciones colectivas de todas las mujeres del mundo.

La lucha de las mujeres es diaria, pero, en un día como hoy, queremos unirnos al movimiento global contribuyendo a visibilizar la doble estigmatización de las usuarias de cualquier sustancia fiscalizada.

Las políticas prohibicionistas no han aportado nada a nivel social desde que se instauraron. A las mujeres, las han perjudicado doblemente. Como último eslabón de la cadena, socialmente y económicamente penalizadas, las mujeres usuarias siguen padeciendo un sinfín de violencias de todo tipo.

Desde REMA reclamamos unas políticas de drogas y salud en general que pongan el foco y la atención en las necesidades de las mujeres y no en las substancias. Reclamamos un cambio de paradigma real ante los modelos de atención prohibicionistas, que lo único que hacen es acrecentar el estigma que padecemos. Queremos información y acompañamiento sin juicio moral.

Las madres usuarias queremos acceso a la información sin ser juzgadas. No queremos seguir escondiéndonos por miedo a las consecuencias de leyes y protocolos que atentan contra nuestra libertad, llegando incluso a situaciones de violencia obstétrica que en ningún caso están enfocados a la salud de las mujeres y el bienestar de las recién nacidas. Respetando los derechos de la infancia, exigimos empatía, acompañamiento e información para tomar libremente nuestras decisiones sin miedos.

Nuestra sociedad es una sociedad justa de personas libres. En este 8 de marzo las mujeres de todos los ámbitos nos plantamos. Nos queremos vivas, visibles y libres con nuestro cuerpo, con nuestra vida, en el trabajo, de noche y de día.

Exigimos igualdad en el ámbito de lo reproductivo y de los cuidados; la igualdad salarial y de oportunidades y especialmente el reconocimiento y la mejora de las condiciones laborales de las cuidadoras y limpiadoras, así como de todos aquellos colectivos de mujeres que sufren mayor vulnerabilidad por su condición de consumidoras.

Exigimos que dejen de utilizar nuestros cuerpos como reclamo comercial, que se nos valore por lo que somos y no por lo que se ve.

Exigimos que se respete nuestra labor como profesionales. Queremos dejar de tener que demostrar que estamos cualificadas para llevar a cabo una misma labor.

Hoy también damos voz a todas las supervivientes de violencias machistas que utilizan cualquier substancia no regulada o ilegal. La hermandad, el acompañamiento en femenino y el empoderamiento individual y colectivo son nuestras herramientas. Juntas nos plantamos por la libertad. Ni una más. Nos queremos vivas!

Manifiesto de mujeres antiprohibicionistas

Somos muchas, y hoy, juntas, vamos a demostrar al mundo que, si nosotras paramos, la sociedad se para, el mundo se para. Sin nosotras, sin vosotras, sin todas y cada una, se para la vida en este planeta con futuro incierto, porque no estamos solas ni vamos a estarlo nunca más.

A todas vosotras hoy aquí presentes y a las que no pueden estar: gracias por ser mujeres.

Contenido relacionado

Los productos cannábicos que prefieren las mujeres

Los productos cannábicos que prefieren las mujeres

Mujeres cannadienses dicen ser mejores madres gracias a la marihuana

Mujeres cannadienses dicen ser mejores madres gracias a la marihuana

Mejores orgasmos femeninos con el uso del cannabis

Mejores orgasmos femeninos con el uso del cannabis

Colabora con “Mujeres Cannábicas, Feministas y Antiprohibicionistas” en el 8M

Colabora con “Mujeres Cannábicas, Feministas y Antiprohibicionistas” en el 8M

La visibilización de la mujer en la cultura y la industria cannábica

El cannabis podría afectar a las mujeres de manera diferente

El cannabis podría afectar a las mujeres de manera diferente

las mujeres que hacen historia en el negocio del cannabis

Puffragistas: las mujeres que hacen historia en el negocio del cannabis

Clarita Brown - ¡Libertad para María!

Yo seré tu hombre

Mary Janes

“Women of Weed” es el documental sobre las empresarias del cannabis

Videoclip de Mujeres Cannábicas

Contenido patrocinado

Nº 261 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo