Cartel del festival de Cortos Psicoactivos

Se visibilizan las terapias psicodélicas en Colombia

Este artículo se publicó originalmente en el número 17 de la revista Cáñamo Colombia

Cada vez toman más fuerza las terapias psicodélicas en Colombia, aunque la mayoría de sus practicantes deben permanecer en el anonimato debido a que las sustancias que usan aún son ilegales y deben cuidar sus tarjetas profesionales. La vigencia e interés de estas prácticas psicodélicas quedaron demostradas en los más de 120 participantes que asistieron al conversatorio sobre “Terapias Psicodélicas” realizado en el marco del VI Festival de Cortos Psicoactivos Échele Cabeza, apoyado por IDARTES, la Cinemateca de Bogotá y el Ministerio de Cultura. 

El evento contó con la participación de Marcela Otálora, una colombiana entrenadora de terapeutas de MAPS, que habló del objetivo y los avances en el proceso de lograr el uso de MDMA de manera legal para la terapia de estrés postraumático. También estuvo el antropólogo Gabriel Amezcua, consultor en medicina psicodélica, quien realizó un diagnóstico sobre los avances y diferencias de estas terapias en América Latina en relación con los impulsos de Europa y Latinoamérica. Y, para terminar, el evento contó con la participación de José María Bernal, terapeuta transpersonal de los más reconocidos y respetados en Colombia. 

Entre las principales conclusiones de la conversación está la evidencia de que hay más personas que usan y practican las terapias de las que creemos, que esta manera de usar las sustancias lleva años, décadas y siglos en Colombia y América Latina, con un peso de la tradición indígena muy marcado. Así mismo se habló de justicia social, al señalar la importancia y la urgencia de poner las terapias psicodélicas al alcance de las personas más necesitadas y sin recursos. Gabriel Amezcua reflexionó sobre el peso y validez de las experiencias recreativas en espacios de fiesta, y la reducción de daños también fue uno de los temas tratados, pues no cualquiera puede recibir o llevar a cabo estas terapias, para las que existen unos protocolos que, independientemente de la legalidad o no de la práctica, se deben tener presentes. La animada respuesta del público presagia la próxima realización de más eventos y encuentros de este tipo.

 

Relacionados