Estamos trabajando en una nueva versión de Cáñamo. ¡Disculpa las molestias!

Conferencia Marihuana y Salud, con Juan Ramón de la Fuente, Guadalupe Valencia y John Saxe Fernández
La conferencia se realizó en el Centro interdisciplinario de Investigaciones en Ciencias y Humanidades, en Ciudad Universitaria. Foto: Cáñamo

“Prohibir criminaliza”: Ex secretario de Salud en México

Juan Ramón de la Fuente imparte conferencia magistral
Redacción

Ciudad de México, 10 de abril de 2018.- Durante la conferencia magistral titulada “Marihuana y Salud”, Juan Ramón de la Fuente, quien fuera rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (máxima casa de estudios del país) y también secretario de Salud a finales de los años 90, expuso diversos temas relacionados con el cannabis. Inició señalando el aumento en el consumo observado en distintos grupos poblacionales, lo cual, señaló, es una muestra del fracaso de las políticas públicas en relación con las sustancias psicoactivas. Al presentar una gráfica con datos del consumo de diversas sustancias en jóvenes, señaló que, en todo caso, la droga de entrada a las drogas duras es el alcohol, pues es la sustancia que se consume a edades más tempranas, “un joven que no bebe prácticamente no consume drogas” aunque, matizó, no es recomendable que los jóvenes consuman sustancias antes de que se encuentre totalmente formado su sistema nervioso central, lo cual ocurre alrededor de los 18 años.

Hizo también referencia al riesgo de dependencia que presentan las diferentes sustancias, en el caso del cannabis, el porcentaje de consumidores que se vuelven dependientes alcanza nueve puntos, mientras que para la cocaína es de 17% y 23% para la heroína. Las sustancias legales, por su parte, presentan incluso mayor riesgo que la marihuana, en el caso del alcohol esta proporción alcanza 15%, mientras que el tabaco presenta un alarmante 32%. De ahí que la prohibición no esté basada en los daños a la salud relacionados con el consumo de cada sustancia, sino en perspectivas de mercado.
  
De la Fuente consideró que el gasto en la prohibición es excesivo y que, de tratarse los problemas asociados al consumo, la política sería mucho más eficaz, pues “de todos los que usan drogas en este país, son muy pocos los que realmente necesitan tratamiento.” En tal sentido, identificó cuatro escenarios en relación al consumo, a saber: consumo ocasional no problemático, consumo ocasional problemático, consumo frecuente no problemático y consumo frecuente problemático; de los cuales el único que es necesario atender es el último, pues los demás, en el caso de los adultos, son parte de la autodeterminación y autonomía de la que deben gozar todos los seres humanos. El también doctor en psiquiatría comentó  que, como médico, la obligación que tiene hacia sus pacientes consumidores de cannabis es decirles: “te estás haciendo daño, pero es tu decisión, y tengo que respetarla”. Enfatizó la importancia de variar la política prohibicionista, pues convierte automáticamente a las personas consumidoras en delincuentes, lo cual es injusto, pues existe la autodeterminación y la libertad para decidir lo que introducimos en nuestros cuerpos. La prohibición, consideró, genera más problemas que el consumo de drogas, cuya atención sería mucho más económica que continuar con el gasto en armas y corporaciones policiacas que se ha realizado en los últimos dos sexenios.

A pregunta expresa, comentó que el reciente problema de violencia ocasionado por las bandas de narcomenudeo que recientemente se han enfrentado en Ciudad Universitaria se está estudiando e investigando para proponer alternativas con información abierta para toda la comunidad, “estudiando, entendiendo y tratando de contextualizar el problema”. Dijo que la Universidad no combatirá “con armas y con balas” el tema del consumo de drogas en sus campus, pues es un asunto de salud pública, cuya presencia es similar en muchas otras instituciones educativas y ciudades del país.

Respecto al debate generado por la regulación del cannabis en México, señaló que es necesario que participen todos los sectores, incluidos los consumidores. También indicó que, a diferencia de otros debates polémicos, como la interrupción del embarazo o los matrimonios igualitarios, en el debate de la regulación de la marihuana, mientras más información existe, más se acercan las posiciones originalmente contrarias. Señaló que la reciente aprobación de la ley de cannabis medicinal, que permite la importación de derivados del cannabis y la producción con fines de investigación y médicos,  “es un paso inicial y de ninguna manera terminal” en la dirección correcta pues muchas veces es mejor avanzar de manera gradual que dar un golpe de timón que no atienda todos los aspectos involucrados.