Estamos trabajando en una nueva versión de Cáñamo. ¡Disculpa las molestias!

Uruguay: El gobierno quiere hacer más cannabis

Uruguay: El gobierno quiere hacer más cannabis

Redacción

Conforme la demanda de cannabis aumenta en Uruguay el gobierno plantea aumentar la producción.

Uruguay enfrenta unos cuantos problemas relacionados con el cannabis. Sigue pendiente el asunto de los bancos que no aceptan transacciones procedentes del negocio legal cannabis; pocas farmacias venden (solo 14 de las 1.200 de todo el país) y el abastecimiento es escaso por lo que el mercado sigue teniendo un hueco para la venta ilegal.

“Hay más demanda que la capacidad productiva que tenemos instalada. Es un desafío que tenemos que atacar”, dijo a The Associated Press Diego Olivera, secretario de la Junta Nacional de Drogas.

Al año se consume en Uruguay entre 25 y 30 toneladas de cannabis. Si las farmacias venden hasta 4 toneladas (lo que producen las dos empresas que abastecen), los cultivadores particulares registrados sacasen otras 4 toneladas más la 1,2 toneladas que podrían poner los clubes cannábicos nos da una cifra de 9,2 toneladas: si se consumen entre 25 y 30 está bastante claro que hay hueco ahí para el narcotráfico .

Pero no acaba con esto el problema: las dos empresas que producen cannabis para Uruguay tienen permiso para sacar hasta 4 toneladas al año (2 cada una de ellas), pero se quedan lejos de llegar a esa cantidad. Ni siquiera llegaron a las 2 toneladas en 2 años. La distribución que llega a las farmacias también es baja y no cubre ni de lejos la demanda que hay.

“Es necesario aumentar la capacidad productiva. Se están manejando distintas alternativas”, admitió el Olivera. “Otorgar nuevas licencias es una”.

El problema es aún mayor cuando la legalización no ha traído un descenso de la violencia relacionada con drogas. Al contrario: La tasa de homicidios en 2017 fue de 8,1 por cada 100.000 habitantes, la segunda más alta desde 1989. Tampoco se ha producido una esperada explosión de producción y descenso de precios como sí ocurrió en los EE.UU.

Los desafíos para Uruguay se acumulan.