Ilustración: Mapache
Ilustración: Oscar Noguera

Kansas City vs. el estado de Kansas

Oswaldo Pérez Cabrera
Este artículo se publicó originalmente en el número 274 de la revista Cáñamo España

No es sorprendente que el orangután anaranjado que ocupa la Casa Blanca piense que Kansas City está en el estado de Kansas, es un error común que, aunque imperdonable para quien gobierna el supuesto país más poderoso del orbe, para muchos resultaría lógico, ya que llevan el mismo nombre. Sin embargo, no está del todo equivocado.

No recomiendo a nadie que sea asiduo lector a Cáñamo que visite este estado o la ciudad. Demasiada opresión e ignorancia para mi gusto.

Kansas es uno de los cincuenta estados. Su capital es Topeka y su ciudad más poblada, Wichita, no llega ni a los trescientos cincuenta mil habitantes. Está ubicado justo en el centro del país, división Centro Noroeste, limitando al norte con Nebraska, al este con Misuri, al sur con Oklahoma y al oeste con Colorado. El 29 de enero de 1861 se convirtió en el 34º estado estadounidense. El nombre Kansas se origina en la tribu amerindia kansa, que vivían en la región hasta el siglo xviii. Kansa significa ‘pueblo de los vientos del sur’. Su población es de tres millones de habitantes, la mayoría blancos religiosos; las minorías no llegan ni al veinte por ciento y los nativos indígenas apenas conforman el uno por ciento.

El estado de Kansas es uno de los únicos que aún no tiene un programa de marihuana medicinal, o sea, están aún en el medioevo. Hubo un intento fallido en el 2014, y ahora, por culpa de la pandemia, se pospuso su discusión. La legislatura tuvo una pequeña reunión el 3 de junio, pero la ley HB 2017 que hubiera legalizado el cannabis medicinal en el estado del girasol no avanzó. Vamos a ver si para el 2021 se puede retomar esta discusión. Es increíble que en estas épocas, ya con veinte años en el siglo xxi, todavía exista tanta ignorancia.

La gobernadora demócrata Laura Kelly ha expresado en repetidas ocasiones su apoyo al proyecto medicinal. Existe un apoyo del setenta por ciento de los habitantes y, sin embargo, los legisladores se siguen haciendo pendejos, como se dice coloquialmente en mi pueblo. Mucha gente enferma se ha tenido que mudar de estado para poder conseguir su medicina. Colorado es uno de los principales receptores de estos refugiados internos. Y es que si te apañan en Kansas con marihuana, te pueden encarcelar por seis meses y bajarte mil dólares de multa. Si te detienen por posesión una segunda vez, te enfrentarás a problemas mucho mayores. Lo primero de todo es que podría acarrear una pena de cárcel de hasta un año.

La ciudad de Kansas está en el estado de Misuri, ahí cerquita del estado de Kansas, en el condado de Jackson. El área metropolitana tiene cerca de dos millones de habitantes y abarca quince condados en dos estados: Kansas y Misuri. La ciudad está dividida en dos partes por una frontera interestatal, por lo cual existen dos ciudades con el mismo nombre, Kansas City, Misuri, y Kansas City, Kansas.

La ciudad de Kansas en Misuri cuenta con medio millón de personas y, a pesar de que Misuri tiene penalizados el consumo y la posesión, no son tan duros como sus vecinos. Aquí la posesión de poca yerba te ocasionará una multa de quinientos dólares y la segunda vez que te pillen hasta un año de cárcel. Si tienes más de treinta y cinco gramos, te pueden condenar por lo menos tres años y hasta diez máximo. Igual si cultivas, diez mil dólares y cárcel. En fin, una locura. Sin embargo, la ciudad de Kansas City ha pasado una ordenanza donde ya no van a castigar la posesión, descriminalizando casi todas las ofensas. La legislación fue patrocinada por el alcalde Quinton Lucas, y pasó con nueve votos a favor y cuatro en contra. Esto no legaliza el uso recreacional y, bajo la ley estatal, un juez podría legalmente castigarte. Para los que apoyan la legalización en el condado de Jackson, se trata de un asunto de derechos humanos, ya que se arresta cuatro veces más a los negros que a los blancos.

Así, en el condado de Jackson se han descriminalizado las pequeñas cantidades con multas de veinticinco dólares, aunque en zonas metropolitanas de la ciudad de Kansas puedes ser arrestado bajo las leyes de Misuri. El fiscal de la ciudad, Jean Peters Baker, ha pedido vehementemente que se deje de poner cargos criminales a los fumetas. Ella ya no está tomando casos contra marihuanos desde el 2008. En la ciudad, dos de cada tres ya quieren tener un programa de marihuana medicinal. “El mandato de los votantes es que nos dirijamos hacia la despenalización de la marihuana –dijo Baker–. Esta actitud se ve reflejada en los jueces que anecdóticamente ya lo hemos visto por algún tiempo”.

¿Llegará el tornado del cambio a las Kansas?