Pasar al contenido principal

El santo patrón de los drogatas

Imagen de Alfred Pampalon, San Canuto
El Venerable Alfred Pampalon, patrono de los alcohólicos y los toxicómanos
Compartir:

Nadie puede negar que la celebración el 19 de enero del día de San Canuto se ha convertido en una arraigada tradición entre las huestes cannábicas hispánicas. La idea inicial de consagrar el porro partió de un grupo de alumnos de la Universidad de Deusto en 1979, con el consiguiente escándalo por parte de las autoridades académicas y algunos medios conservadores, como el diario ABC y la revista ilustrada Blanco y Negro.

Al año siguiente fue la Joven Guardia Roja (JGR) la que retomó la iniciativa y celebró en Madrid el segundo San Canuto que se recuerda en España, un evento que cubrió el semanario Cambio16, entre otros medios de comunicación escritos. Que sepamos, en los últimos años ha habido fiestas porreras con motivo de la festividad de San Canuto en Vigo, Santiago de Compostela, Zaragoza, Palma de Mallorca, Barcelona, Madrid, Fuerteventura, Alicante…

No pretendemos aquí cuestionar, ni mucho menos, la conveniencia de reivindicar el consumo de cannabis el día instituido por la Iglesia como festividad de Canuto IV El Santo, que reinó en Dinamarca entre 1080 y 1086; ni tampoco polemizar sobre si el hecho de que la traducción castellana del nombre original –Knudd– de dicho monarca coincida con una de las acepciones más reconocidas y extendidas para designar al cigarrillo de hachís o marihuana es suficiente motivo para justificar dicha celebración. Para nada.

Nuestra pretensión es únicamente ilustrar a los lectores y las lectoras de este artículo sobre un aspecto que más de uno y más de una probablemente desconocerán: la existencia de Alfred Pampalon, reconocido por muchas personas como el patrón de los alcohólicos y los toxicómanos.

"Hasta ahora, muchos favores se han obtenido por la gracia de Alfred por gente que lucha contra el alcoholismo y las drogas"

¿Quién fue Alfred Pampalon?

Alfred Pampalon nació el 24 de noviembre de 1867 en la localidad de Lévis, perteneciente a la provincia canadiense de Quebec, y, desde niño, reveló tanto la pureza de su alma, como su espíritu de oración y su vocación de servicio.

Cuando contaba 17 años sufrió una grave inflamación pulmonar, que le llevó a recibir el sacramento de la extremaunción. Restablecido milagrosamente de la enfermedad se comprometió a recorrer a pie los 30 km que separan la ciudad de Quebec de la Basílica de Sainte-Anne-de-Beaupré. Tras esta experiencia, tomó la decisión de convertirse en sacerdote de la Congregación del Santísimo Redentor. Así, a pesar de su precaria salud, viajó hasta Bélgica para entrar en el noviciado redentorista de Saint-Trond (o Sint-Truiden), hasta que el 8 de septiembre de 1887 tomó los votos perpetuos de pobreza, castidad y obediencia. Luego cursó estudios filosóficos y teológicos en el seminario redentorista de Beau Plateau (Bélgica), siendo ordenado el 4 de octubre de 1892.

Al año siguiente fue destinado al monasterio de Mons (o Bergen), donde llevó a cabo diversas funciones, en sustitución de los sacerdotes ausentes o en ocasiones acompañaba a los que iban a predicar en las parroquias vecinas. Pero su estado de salud seguí siendo muy delicado. Con la esperanza de que se recuperara, en septiembre de 1895 sus superiores decidieron enviarlo de regreso a su país natal. Destinado en el monasterio de Sainte-Anne-de-Beaupré, le fueron asignadas tareas poco fatigosas de predicación y confesión.

Todos los que le rodeaban se maravillaban de su piedad, su paciencia y su capacidad de resignación, lo cual no impidió que falleciera el 30 de septiembre de 1896, a la edad de 28 años, de tuberculosis complicada por hidropesía. Por lo visto, unas horas antes de su muerte, ante el asombro de todos los presentes, entonó en voz alta el canto de “El Magníficat”.

En 1922 se abrió la causa para su beatificación, sin embargo, los fieles no esperaron a la su resolución para mostrar su devoción por Pampalon.

El Papa Juan Pablo II comparte página en Blanco y Negro con la primera celebración de San Canuto en la Universidad de Deusto, allá por 1979.
Estampa de Alfred Pampalon
Estampa del redentorista Pampalon
Noticia de la celebración del día de San Canuto
El Papa Juan Pablo II comparte página en Blanco y Negro con la primera celebración de San Canuto en la Universidad de Deusto, allá por 1979.
Tumba del venerable patrón de los drogatas
Tumba del venerable patrón de los drogatas
El Papa Juan Pablo II comparte página en Blanco y Negro con la primera celebración de San Canuto en la Universidad de Deusto, allá por 1979.
Estampa de Alfred Pampalon
Noticia de la celebración del día de San Canuto
Tumba del venerable patrón de los drogatas

Casi un siglo de eficacia probada contra el alcohol y las drogas

En una publicación de la Secretaría del santuario de Sainte-Anne-de-Beaupré se afirma lo siguiente:

“El Venerable Alfred Pampalon es considerado sobre todo Patrono de los alcohólicos y los toxicómanos, de todos aquellos y aquellas a los cuales los estupefacientes convierten en enfermos y esclavos.

Muchas personas que luchan con problemas relacionados con el alcohol o las drogas vienen a invocar al padre Alfred. Los jóvenes en particular. Hasta ahora, muchos favores se han obtenido por la gracia de Alfred por gente que lucha contra el alcoholismo y las drogas”.

Y para certificar esta afirmación se incluyen varios testimonios, como uno recibido de Francia de una persona que empezó una novena al padre Pampalon, rogándole por su hermana, que vivía en Australia y tenía un problema de drogas, y antes de terminar la novena recibió una llamada telefónica de su hermana diciéndole: “No sé lo que me pasa… Estoy decidida a dejar la droga, y he llamado a un médico para que me ayude a hacerlo”.

Oración… para uso privado

Fotografía de Alfred Pampalon

El citado folleto culmina con una oración para procurar la intercesión del venerable Alfred Pampalon, especificando que se trata de una plegaria “para uso privado”:

“Querido padre Alfred, yo te dirijo mi oración, te envío este lamento. Socórreme, consígueme la gracia que deseo. Tu eres el reconocido protector de los que sufren de cuerpo, corazón y alma.

Tú que te ocupas especialmente de los alcohólicos y toxicómanos, Tu eres su venerado protector. Tú que has liberado a tanta gente de la dependencia de las drogas y la bebida. Libérame también de este mal, te lo ruego, y libera a las personas que te encomiendo, especialmente a mi familia.

Vengo a ti con confianza. Te lo ruego por mi y por mis seres queridos. Extiende tu manto a toda la Iglesia y al mundo entero. Amén”.

Si alguien está interesado en dejar de fumar, y quiere que alguien le eche una manita, ya sabe cómo. Y si alguien lo consigue gracias al padre Pampalon puede enviar su testimonio a estas señas: Postulador de la causa del padre Pampalon. Santuario de Sainte-Anne-de-Beaupré (Quebec) Canadá, GOA 3CO

Por el contrario, no está demostrado que quienes se encomienden al venerable Alfred Pampalon vayan a conseguir cosechas extraordinarias... pero probar no cuesta nada.

Contenido relacionado

Barcelona celebrará San Canuto con un festival diurno de arte y cannabis

Barcelona celebrará San Canuto con un festival diurno de arte y cannabis

Acido cuatro veinte

El rap de San Canuto

Llega San Canuto a Marihuana Now

Canuto

El santo en el reino de la retranca

Ilustración de Marta Atieri

San Canuto, patrón del amor

San Canuto

San Canuto

Contenido patrocinado

Nº 263 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo