Emociones
(Imagen: José Carlos Bouso)

Modulación emocional de los cannabinoides

José Carlos Bouso

Cada día la investigación sobre cannabinoides va descubriendo nuevas propiedades de éstos con potenciales aplicaciones terapéuticas. Hasta solo recientemente, el interés principal de la investigación estaba concentrado en estudiar el THC, debido a que es el principal cannabinoide presente en la planta y el principal responsable de sus efectos tanto psicoactivos como terapéuticos.

Sin embargo, durante los últimos años, se van estudiando también las propiedades del CBD (cannabidiol), así como, quizás lo más interesante, los efectos comparativos tanto entre estos dos importantes cannabinoides, como con la combinación de ambos. Y a medida que las técnicas de laboratorio se van sofisticando, se van encontrando nuevos interesantes y sorprendentes resultados. 

Toda sustancia tiene un efecto directo sobre el estado de ánimo de quien la toma, y el estado de ánimo es muy importante en la modulación del efecto final global. El estado de ánimo no solo “colorea” el estado psicológico general de la persona, haciendo que sus experiencias vitales sean más o menos placenteras o más o menos desagradables. El estado de ánimo influye además notoriamente en el modo en que las personas procesamos la información que proviene del medio, de afuera de nosotros. 

Por ejemplo, las personas con depresión, donde en su estado de ánimo predomina un sentimiento de abatimiento, tienen no solo un peor rendimiento cognitivo, que se debe, entre otras cosas, a dificultades en la atención y la 

concentración, sino que también tienen un peor funcionamiento social, debido a las dificultades que pueden experimentar a la hora de interpretar las intenciones y las expresiones emocionales de los demás, lo cual dificulta, haciendo muy cansada, su interacción con los que les rodean. Y es que la atribución de intenciones y el reconocimiento de emociones en los demás es crucial para la adecuada adaptación social y, en última instancia, incluso para la supervivencia. Esto es hasta tal punto tan dramático como que numerosos trastornos psiquiátricos tienen mayores prevalencias de ideación suicida, intentos de suicidio y suicidios conseguidos que la población general. 

El estado de ánimo no solo “colorea” el estado psicológico general, el cual es alterado con el consumo de cannabis

Muchas de las personas que padecen trastornos psiquiátricos muestran déficits a la hora de reconocer las expresiones emocionales en los demás. La especie humana es muy singular respecto a la mayoría de las especies animales: ha evolucionado, a lo largo de su proceso de adaptación como especie, en un medio en el que era más importante para la supervivencia el dominio social que el de los instrumentos tecnológicos. Esto es, la capacidad para reconocer expresiones emocionales en los demás y atribuir a esas expresiones emocionales intenciones es lo que facilitó la supervivencia del ser humano como especie. Somos, literalmente, animales sociales. Y muchos fármacos modifican el reconocimiento de emociones, tanto en positivo como en negativo. Y claro, el cannabis, obviamente, también lo hace.