El problema de publicitar marihuana

El problema de publicitar marihuana

Redacción

Mientras cierran canales en Youtube a colectivos marimberos, los lugares donde es legal la compra de marihuana se ven afectados por cómo las leyes les impiden anunciarse.

En el siglo xxi cada vez menos gente acepta los anuncios. Las personas de cierta edad, sobre todo la gente desde los 40 en adelante aún pueden ser objetivos potenciales de la publicidad tradicional, esa que salta en la TV cuando estás viendo un programa. Pero son excepcionales: la gran masa de gente no pasa ya por la televisión tradicional sino que migraron a Internet. Y en Internet uno no recibe la publicidad del mismo modo.

El gran volumen del tráfico publicitario pasa tanto por Facebook como por Google. Si uno quiere anunciar sus drogas tanto Google como Facebook no aceptan que se publicite de forma directa. Para hacerlo uno debe realizar un subterfugio de largo alcance: anunciarse dentro de otros contenidos que sí son legales. El ejemplo más claro son los canales que han cerrado en YouTube sobre cultura cannábica, donde se anunciaban terceros que vendían productos cannábicos.

En países donde es ilegal aún pudiera tener cierta lógica (no la tiene) pero en los países donde sí que lo es resulta bastante hiriente.

"Uno pensaría que Facebook y algunas de estas plataformas en línea son las plataformas ideales para estos productos porque pueden dirigirse solo a estados legales, dirigidos solo a personas mayores de 21 años", dijo Aaron Smith, director ejecutivo de la Asociación Nacional de la Industria del Cannabis tal y como se recoge en Infobae. "Nos encantaría seguir esas pautas".

Aquellos que quieren vender cannabis tienen que recurrir a métodos tradicionales de venta, como las vallas publicitarias (y ese es un mundo aparte de dificultades…) o bien aceptar el modelo de pagar a una empresa dedicada a la cultura del cannabis para que de promoción al sitio. El empresario que quiera publicitar está en cierta medida cautivo tanto de Facebook como de las empresas del mundo cannábico.

"Es como si el 71 por ciento de los espectadores tuviese que ser mayor de edad, lo que es realmente difícil de imaginar, en contraste con el mundo digital, donde se puede resolver esto rápidamente", comenta Bartholomew profesor de la Universidad de Buffalo que está especializado en leyes publicitarias. "Es interesante ver cómo los dispensarios se ven obligados a utilizar estas formas tradicionales de publicidad", refiriéndose a modelos antiguos como el de las vallas.

En EE.UU. ya hay comerciales en la TV sobre productos del cannabis. Son escasos y puntuales: hechos en lugares donde es completamente legal y aireados solo allí. Si uno quiere llegar a una audiencia más masiva debe pasar por el aro de Facebook o de YouTube.

Esperemos que el tiempo, que va borrando los estigmas del cannabis, acabe por derribar este problema.

Fuente: Infobae