Investigadores de Córdoba y Escocia producen una molécula antioxidante desde el CBD

Investigadores de Córdoba y Escocia producen una molécula antioxidante desde el CBD

Redacción

Los investigadores han descrito el funcionamiento del CBD como antioxidante y han creado una modificación que mejora su efecto.

Una investigación conjunta entre un equipo de la Universidad de Córdoba y otro de la Universidad de Dundee, en Escocia, han conseguido producir una molécula derivada del CBD que tiene un mayor efecto antioxidante sobre la piel y que podría servir para el tratamiento de enfermedades de la piel. El estudio ha identificado cómo se produce la acción antioxidante y antiinflamatoria del CBD, y luego han investigado modificaciones de la molécula para mejorar su efecto.

Los investigadores de ambas universidades han demostrado que el CBD induce la expresión de una enzima con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, la hemo oxigenasa 1, sobre las principales células de la epidermis. Es la primera vez que un equipo de científicos identifica el mecanismo de acción antioxidante del CBD sobre la piel.

"Una vez que describimos todo el mecanismo de funcionamiento, continuamos nuestra colaboración haciendo modificaciones en la molécula de cannabidiol [CBD] para intentar mejorar sus propiedades contra enfermedades de la piel", explicó Eduardo Muñoz, catedrático de Inmunología de la Universidad de Córdoba, a El Día de Córdoba.

Con las modificaciones de la molécula del CBD los científicos han conseguido encontrar una nueva molécula que, además de inducir la expresión de la enzima hemo oxigenasa 1 (como ocurre con el CBD), también activan una proteína, la NRF2, que también induce la expresión de la misma enzima y la de otros genes antioxidantes. La combinación "da como resultado una respuesta antioxidante y antiinflamatoria muy potente y un mejor efecto terapéutico", explicó Eduardo Muñoz.

Según los investigadores el descubrimiento puede servir para mejorar los tratamientos en enfermedades de la piel como la dermatitis atópica o la piel de mariposa, una enfermedad muy poco común para la que hay pocos estudios. La molécula descubierta también puede ser ampliamente utilizada en cosmética por sus propiedades antioxidantes.