La guerra de los tweets

La guerra de los tweets | Septiembre 2020

Este artículo se publicó originalmente en el número 273 de la revista Cáñamo España

El 7 de enero Pedro Sánchez y Pablo Iglesias empezaban a cabalgar su “coalición progresista” y se abría una brecha de esperanza en el hastiado horizonte de los activistas cannábicos.

La guerra de los tweets - Septiembre 2020

La larga noche de los 8 años de gobierno de Rajoy dejaba un rastro de arbitrariedad, persecución y negación de derechos en el movimiento cannábico habiendo conseguido un doble objetivo: instruir a la fiscalía para ir al cuello de quieres representan a los CSC y sembrar cizaña dentro del movimiento cannábico a base de parar y anular todo intento de regulación autonómica o local, favoreciendo así el estigma y el aislamiento social del colectivo. Una táctica que se ha aplicado a muchos otros movimientos sociales a lo largo del torpe despertar de la cuestionada democracia española. La fórmula de los gobiernos autoritarios suele ser la misma: ante un conflicto de derechos y libertades que requiere una solución política se opta por la judicialización del mismo. Y no porque la justicia sea imparcial, sino justamente, por lo contrario, porque se controlan las salas del Tribunal Supremo “por detrás”. Para ganar, siempre les resulta más fácil sentar a alguien en un banquillo que en una mesa.

Pero el tiempo ha ido pasando, la covid-19 se viralizó y la ilusión de los inicios se transfiguró en frustración. La gestión de la emergencia social y sanitaria fue entregada a los militares y a la Guardia Viril y, de repente, ¡todos éramos soldados! Así que los tiempos autoritarios en realidad nunca se han ido. Las sentencias judiciales han seguido fustigando a personas que han dedicado su vida al cannabis y han abierto el camino a generaciones futuras. A pesar de las múltiples peticiones directas y campañas en redes sociales, no se ha dado ninguna consideración a los CSC o a las personas que consumen cannabis durante el estado de alarma y, como colofón, se siguen otorgando licencias para cultivar cannabis a empresas privadas con total falta de transparencia en los procesos. Hace tiempo que pasamos de la ilusión de vivir en un Estado social a la constatación que lo que nos aprisiona es un Estado Penal. Despertar es tomar consciencia, buenos días.
 

Relacionados

La guerra de los tweets | Octubre 2020

Entre otros valores pujantes, uno de los abogados que más alegrías da al panorama cannábico es Francisco Azorín, del grupo Brotsanbert. Azorín está detrás de una nueva victoria legal en la que, además de levantar una multa injusta, ha puesto en...

La guerra de los tweets | Agosto 2020

En Alemania ya hace tres años que en las farmacias hay cannabis a disposición de las personas que cuentan con una receta de su médico. En el último año, las ventas ascendieron a 120 millones de euros y esto teniendo en cuenta que –en su mayoría– el...