Sioux

Las reservas indias se apuntan a la legalización del cannabis

Jordi Cebrián

En Estados Unidos, la legalización del cannabis avanza incluso en estados donde no se han aprobado leyes para permitir su consumo. Es el caso de Dakota del Sur, un estado donde la marihuana continúa siendo ilegal pero en el que se halla la reserva de los santee sioux, compuesta por unas 800 personas. 

Las reservas indias en Estados Unidos disponen de la capacidad para establecer sus propias leyes, y el gobierno federal ya había anunciado que, del mismo modo que no iba a entorpecer la regulación de la marihuana en los estados donde había sido legalizada, tampoco iba a oponerse a que las reservas indias lo hicieran.

Los representantes de los Santee sioux ya han anunciado que inaugurarán, este diciembre, un resort dedicado a la marihuana, que dispondrá de casino, 120 habitaciones y un extenso complejo recreativo con bares, restaurantes y un entorno en el que será posible fumar marihuana. Esto supone una diferencia importante respecto a los estados donde ha sido legalizado su uso recreativo, Oregón y Washington, donde solo se permite el consumo privado y nunca en lugares de concurrencia pública. 

Los santee sioux cultivarán en su reserva su propia marihuana, 60 variedades que, según su portavoz, “son de alta calidad y libres de contaminantes”. Con esta iniciativa, la reserva prevé ingresar hasta dos millones de dólares al año, y se anticipan a una posible legalización futura del cannabis en el estado. Aunque Dakota del Sur es un pequeño estado de voto conservador, también lo es Alaska, y aprobó en el 2014 la legalización del cannabis. 

Y del mismo modo que muchas reservas indias han conseguido ingresos instalando casinos en estados donde el juego está prohibido, si la iniciativa de los santee sioux resulta exitosa, seguro que otras reservas se apuntarán. En Estados Unidos, el viento sigue soplando a favor de la libertad cannábica.